Share Button

Los Quiste ovárico es un problema de salud que se ha vuelto muy común en los últimos años. Son sacos llenos de líquido de varios tamaños que se producen en los ovarios. Y que algunas oportunidades suelen formarse varios a la vez dando origen a los ovarios poliquístico.

Quistes ovaricos

Existen dos tipos de quistes ováricos: los benigno (no cancerosos) y los maligno (formados por células cancerígenas). El diagnóstico correcto y el tratamiento son muy importantes, porque benignos o malignos, se deben tratar a tiempo para evitar o erradicar complicaciones en los ovarios y por ende en la fertilidad. Leer Más »

Share Button

Ovarios

La aparición de quistes en los ovarios es una afección común entre las mujeres en edad fértil y están muy vinculados con el ciclo menstrual, además de que tienden a ser reabsorbidos. En general, los quistes ováricos están relacionados con la estructura de los ovarios y a su funcionalidad, sin embargo hay varios tipos de quistes, los más comunes son:

Quiste folicular: se forma cuando no se produce la ovulación o cuando un folículo maduro se derrumba sobre sí mismo envolviéndose. Por lo general no causa síntomas, pero si se rompe puede generar un fuerte dolor en el ovario afectado.

Quistes o endometriosis: se produce cuando el tejido endometrial se encuentra fuera de su lugar, ubicándose en órganos como los ovarios, las trompas de Falopio o los intestinos. Los síntomas son inflamación, hemorragia interna, dolor y en la generalidad de los casos es causante de la infertilidad.

SOP o síndrome de ovario poliquístico: una condición que afecta entre el 4 y el 7% de las mujeres en edad fértil. En este caso se producen múltiples quistes en uno o ambos ovarios, causando falta de ovulación y aumento en el tamaño del mismo (hasta el doble del volumen regular), estas anomalías causan igualmente disfunción hormonal que originan el acné y la tendencia a la obesidad. Otra degeneración de la enfermedad puede incluir quistes dermoides, tumores benignos (cistomi, fibroma de ovario) y los tumores malignos (cistocarcinomi y cistosarcomi).

Quistes ováricos: síntomas y diagnóstico

Cuando los problemas se agravan pueden surgir dolor pélvico constante, la menstruación es irregular y dolorosa, náuseas, vómito, distensión abdominal además se limitan las posibilidades de procrear. Es muy importante que desde los primeros síntomas usted haya acudido a un especialista, que la evalué para que diagnostique el estado de su padecimiento y diseñe un tratamiento adecuado al tipo de quiste ovárico que posee. El tratamiento más usado es la píldora anticonceptiva, ya regulariza el ciclo menstrual y evita la formación de nuevos folículos pilosos y por lo tanto la formación de nuevos quistes además de la reducción en el volumen de los quistes existentes.

También puede minimizar un poco los molestos síntomas con remedios naturales. Si todos estos procedimientos no surten efectos su médico tratante recomendará realizar una cirugía para extraer los quistes de sus ovarios.

Fuente de alimentación en caso de quistes ováricos:

Para acompañar los procedimientos anteriormente descritos es importante incluir una dieta rica en fitoestrógenos, como la soja, así como las legumbres, granos enteros generalmente (trigo, arvejas, lentejas, arroz, etc.), frutas y verduras variadas en abundancia. Es imprescindible reducir el consumo de leche y productos lácteos, así como también la carne (especialmente la carne de vacuno), alimentos que a menudo contienen estrógeno y otras sustancias que pueden interferir negativamente con el delicado equilibrio hormonal de la mujer.

Eliminar el azúcar (y todo lo que la contiene), al igual que los granos refinados, para evitar los picos de insulina y los efectos que éstos tienen sobre las hormonas. Beba por lo menos 8 vasos de agua al día, ya que ayuda al cuerpo a eliminar toxinas, las posibles causantes de los desequilibrios hormonales.

Remedios a base de hierbas naturales:

Entre los remedios naturales útiles para reequilibrar la función ovárica y la reducción de los síntomas de dolor, recomiendan hacer infusiones de hiervas ricas en zinc y cobre, por ejemplo las hojas de frambuesa. Los Té de hierbas como la manzanilla, la menta y la mora, son ideales gracias a sus propiedades analgésicas, también pueden ayudar a relajar los músculos y calmar la ansiedad.

Ejercicios:

Varios estudios muestran que la práctica regular y constante de actividades físicas ayudan a regular la producción de hormonas. Entonces será suficiente un promedio de cuatro horas a la semana de ejercicio para reducir la producción excesiva de estrógenos y ayudar a sus ovarios a mantenerse perfecto estado.

06. agosto 2015 · Comentar · Categorías: Salud y Medicina · Etiquetas:
Share Button

¿Qué son los quistes ováricos?

Los ovarios son parte del sistema reproductivo femenino. Están ubicados en la parte inferior del abdomen, a ambos lados del útero. Las mujeres tienen dos ovarios que producen óvulos, así como las hormonas estrógeno y progesterona. A veces, un saco lleno de líquido, llamado quiste, se desarrollará en uno de los ovarios. Muchas mujeres desarrollarán al menos un quiste durante su vida. En la mayoría de los casos, los quistes son indoloros y no causan síntomas.

ovarios quisticos


Tipos de quistes ováricos

Existen varios tipos de quistes ováricos, como los quistes dermoides y quistes endometrioma. Sin embargo, los quistes funcionales son el tipo más común. Los dos tipos de quistes funcionales incluyen folículo y quistes del cuerpo lúteo.

Quiste folículo

Durante el ciclo menstrual de una mujer, un óvulo crece en un saco llamado folículo. Este saco se encuentra dentro de los ovarios. En la mayoría de los casos, este folículo o saco se rompe, quedando abierto y así libera un óvulo. Pero si el folículo no se rompe y no libera el óvulo, el fluido en el interior del folículo puede formar un quiste en el ovario.

Quiste del cuerpo lúteo

Sacos foliculares normalmente se disuelven después de la liberación de un óvulo. Pero si el saco no se disuelve y la apertura de los sellos del folículo, el exceso de líquidos puede desarrollar dentro del saco y esta acumulación de líquido provoca un quiste del cuerpo lúteo.

Otros tipos de quistes ováricos incluyen:


quistes dermoides:
crecimientos de saco en los ovarios que pueden contener pelo, grasa y otros tejidos.
cistoadenomas: crecimientos no cancerosos que se pueden desarrollar en la superficie exterior de los ovarios.
endometriomas: tejidos que normalmente crecen dentro del útero, que pueden desarrollar fuera del útero y se unen a los ovarios, lo que resulta en un quiste.

Algunas mujeres desarrollan una condición llamada síndrome de ovario poliquístico. Esta condición significa que los ovarios contienen un gran número de pequeños quistes. Puede causar que los ovarios se agranden, y si no se trata a tiempo, los ovarios poliquísticos puede causar infertilidad.

Los síntomas de un quiste ovárico

Muchas veces, los quistes ováricos no causan ningún síntoma. Sin embargo, los síntomas pueden aparecer cuando el quiste crece. Los síntomas pueden incluir:

Hinchazón o inflamación abdominal
Dolor al defecar
Dolor pélvico antes o durante el ciclo menstrual
Relaciones sexuales dolorosas
Dolor en la parte baja de la espalda o los muslos
Sensibilidad en los senos
Náuseas y vómitos
ElimineLosQuistesDeOvario

Los síntomas más graves, si se presume de quiste ovárico y requiere atención médica inmediata son:

Dolor pélvico severo o agudo
Fiebre
Desmayos o mareos
Respiración rápida

Estos síntomas pueden indicar que un quiste esté roto o sufrió una torsión ovárica. Ambas complicaciones pueden tener consecuencias graves si no se trata a tiempo.

Complicaciones del quiste ovárico

La mayoría de los quistes ováricos son benignos y naturalmente desaparecen por sí solos sin tratamiento. Estos quistes causan poco, o ningún síntoma. Pero en un caso raro, el médico puede detectar una masa ovárica quística cancerosa durante un examen de rutina.

La torsión de ovario es otra complicación poco frecuente de los quistes ováricos. Esto es cuando un quiste grande hace que un ovario se tuerce o se mueve de su posición original. El suministro de sangre al ovario se corta, y si no se trata, puede causar daño o la muerte del tejido ovárico. La torsión de ovario no es común, solo se detecta en el 3 por ciento de las cirugías ginecológicas de emergencia.

Quistes rotos, es otra patología no común, que puede causar dolor intenso y hemorragia interna. Esta complicación aumenta el riesgo de una infección y puede ser mortal si no se trata.

El diagnóstico de un quiste ovárico

Su médico puede detectar un quiste ovárico durante un examen pélvico de rutina. Ellos pueden notar hinchazón en uno de sus ovarios y ordenar una prueba de ultrasonido para confirmar la presencia de un quiste. Una prueba de ultrasonido (ecografía) es un examen de imágenes que usa ondas sonoras de alta frecuencia para producir una imagen de los órganos internos. Las pruebas de ultrasonido ayudan a determinar el tamaño, la ubicación, la forma y la composición (sólida o llena de líquido) de un quiste.

Herramientas de imagen utilizadas para diagnosticar quistes ováricos:

Tomografía computarizada: un dispositivo de imagen corporal se utiliza para crear imágenes transversales de los órganos internos.
Resonancia Magnética: una prueba que usa campos magnéticos para producir imágenes detalladas de los órganos internos.
Ultrasonido: un dispositivo de imagen utilizado para visualizar el ovario.

Debido a que la mayoría de los quistes desaparecen después de unas semanas o meses, su médico no puede recomendar de inmediato un plan de tratamiento. En su lugar, pueden repetir la prueba de ultrasonido en unas pocas semanas o meses para comprobar su estado. Si no hay cambios en su condición o si el quiste aumenta de tamaño, su médico le realizará pruebas adicionales para determinar otras causas de sus síntomas las cuales incluyen:

Prueba de embarazo: para asegurarse de que no está embarazada.
Prueba de nivel de hormonas: para comprobar si hay problemas relacionados con las hormonas, como el exceso de estrógeno o progesterona.
CA-125 examen de sangre: para detectar el cáncer de ovario.

El tratamiento para un quiste ovárico

Su médico puede recomendar un tratamiento para reducir o eliminar el quiste si no desaparece por sí solo o si se hace más grande.

Pastillas Anticonceptivas

Si usted tiene quistes ováricos recurrentes, el médico puede prescribir anticonceptivos orales para detener la ovulación y evitar el desarrollo de nuevos quistes. Los anticonceptivos orales también pueden reducir su riesgo de cáncer de ovario. El riesgo de cáncer de ovario es mayor en las mujeres posmenopáusicas.

Laparoscopia

Si el quiste es pequeño y si se sospecha de su malignidad, su médico puede realizar una laparoscopia quirúrgica para quitar el quiste. El procedimiento consiste en que su médico hace una pequeña incisión cerca del ombligo y luego insertar un pequeño instrumento en su abdomen para extirpar el quiste.

La laparotomía

Si usted tiene un gran quiste, el médico puede extirpar quirúrgicamente el quiste a través de una incisión grande en el abdomen. Ellos realizan una biopsia de inmediato, y si se determina que el quiste es canceroso, es posible realizar una histerectomía para extirpar sus ovarios y el útero.

Prevención para el quiste ovárico

Los quistes de ovario no se pueden prevenir. Sin embargo, los exámenes ginecológicos de rutina pueden detectar quistes de ovario temprano. Quistes ováricos benignos no se vuelven cancerosas. Sin embargo, los síntomas de cáncer de ovario pueden imitar los síntomas de un quiste ovárico. Por lo tanto, es importante visitar a su médico y recibir un diagnóstico correcto. Alerte a su médico, si padece de ests síntomas, ya que pueden indicar un problema, como por ejemplo:

Cambios en su ciclo menstrual
Dolor pélvico continuo
Pérdida de apetito
Pérdida de peso inexplicable
Plenitud abdominal

¿Cuál es la perspectiva a largo plazo?

Las perspectivas para las mujeres premenopáusicas con quistes ováricos es bueno. La mayoría de los quistes desaparecen a los pocos meses. Sin embargo, los quistes ováricos recurrentes pueden ocurrir en mujeres jóvenes y las premenopáusicas con desequilibrios hormonales.

Si no se trata, algunos quistes pueden disminuir la fertilidad. Esto es común con endometriomas y síndrome de ovario poliquístico. Para mejorar la fertilidad, el médico puede eliminar o reducir el tamaño del quiste. Los quistes funcionales, cistoadenomas y quistes dermoides no afectan la fertilidad.

Aunque algunos médicos toman un enfoque de esperar y ver con los quistes ováricos, el médico puede recomendar la cirugía para extirpar y examinar cualquier quiste o un crecimiento que se desarrolla en los ovarios después de la menopausia. Esto es debido a que el riesgo de desarrollar un quiste canceroso o cáncer de ovario aumenta después de la menopausia. Sin embargo, los quistes ováricos no aumentan el riesgo de cáncer de ovario. Algunos médicos eliminan un quiste si se trata de más de 5 centímetros de diámetro.

Descubra los 3 simples pasos que Amanda Clark nos trae para “eliminar los quistes de ovario” y a la vez se le quitará el dolor, la hinchazón y los periodos irregulares, con este tratamiento natural, conoce más haciendo click aquí!