Share Button

Provenientes del Asia central, son pequeñas, con forma redondeada y plana. Las lentejas son un alimento básico y delicioso que debe incluir en su dieta diaria. Son bajas en calorías, pero su contenido nutritivo es muy alto. Estos granos son ideales para germinar en casa, siempre y cuando use los verdes, porque las rojas se les retiran la piel tras su recolección. Son muy versátiles para consumir ya que puede hacerlo en ensaladas, sopas, hamburguesas, galletas, etc. Y lo mejor es que se encuentran en casi todas las tiendas de alimentos.

Lentejas

Leer Más »

Share Button

El hipérico es una planta muy frecuente en los campos de Europa, pero actualmente se encuentra en todo el mundo. Existen más de 400 especies. Esta planta se ha usado desde tiempos inmemoriales para diversos fines medicinales, especialmente en el tratamiento de heridas o contusiones. Los antiguos la tenían en gran estima y la habían puesto bajo la devoción del apóstol san Juan, de ahí nace su otro nombre: hierba de san Juan, entendiendo que tenía propiedades sobrenaturales benéficas.

Flor de Hiperico

Leer Más »

Share Button

¿Podría un abrazo al día mantener alejado al médico? La respuesta es un rotundo “sí! ” Además te ayuda a que te sientas más cerca y conectada a las personas que te importan. Resulta que abrazar puede traer una gran cantidad de beneficios para la salud de tu cuerpo y mente. Aunque no lo creas, un cálido abrazo incluso podría evitarte enfermedades.

Abrazo

Leer Más »

Share Button

La medicina naturista concibe el ser humano como una unidad en la cual el cuerpo físico es una parte más junto con la mente y el espíritu. La parcialización del ser humano que comporta la visión cartesiano-científica de la medicina ortodoxa impide en muchas ocasiones observar la totalidad del problema de salud y abarcarlo completamente tanto en su vertiente diagnóstica como en la terapéutica.

Medicina naturista

Leer Más »

Share Button

El colesterol es un tipo de grasa que forma parte de los constituyentes normales de las membranas de muchas células animales y de la sangre. De hecho, las células nerviosas necesitan de la presencia de esta sustancia para poder transmitir el impulso nervioso de manera más rápida. El colesterol también forma parte de los constituyentes básicos de las hormonas, de los ácidos biliares, de la vitamina D y de otras sustancias.ColesterolA pesar de que esta substancia es esencial para el organismo, su aumento en la sangre por encima de los valores normales, lo que se conoce como hipercolesterolemia, hace que esta sustancia se vaya acumulando en las arterias y las endurezca. Esto es peligroso porque puede llevar al desarrollo de la temida enfermedad arterioesclerótica, con consecuencias nefastas para la salud. Aquí se cumple el dicho que dice: todo en exceso es malo.
Cuando se produce la arteriosclerosis, el corazón tiene que bombear con más fuerza para que la sangre pueda circular a través de todo el organismo por una tubería estrecha (los vasos sanguíneos), lo que trae como consecuencia una sobrecarga de trabajo para este órgano, y esto hace al individuo propenso a sufrir de un infarto. Los niveles deseables de colesterol en sangre de adultos, no deben ser mayores a 200 miligramos por decilitro de sangre (mg/dl). La Asociación Americana del Corazón, ha estimado que más de 98 millones de estadounidenses tienen niveles de colesterol por encima de esa cifra.
Con el transcurrir de los años, los niveles de colesterol tienden a subir por encima de lo considerado normal, corriéndose el riesgo de sufrir de arterioesclerosis. Las hormonas de la mujer (estrógenos), les confieren un efecto protector contra la hipercolesterolemia, pero la situación cambia cuando llegan a la menopausia, porque esas hormonas disminuyen. En los hombres no existe tal protección hormonal. La obesidad, la falta de actividad física y la diabetes son otros factores de riesgo muy importantes.
¿Cómo alcanzar un nivel normal de colesterol?
Se puede lograr que los niveles de colesterol se normalicen, tomando una serie de medidas, tales como:
• Una dieta baja en grasas saturadas y colesterol.
• Hacer cambios en el estilo de vida, como por ejemplo, el ejercicio.
• Controlar el peso.
• Consumir alimentos ricos en fibra.
• Acudir a un experto en nutrición, para que le proporcione una dieta específica para bajar el colesterol.
Si bien es cierto que el control de la hipercolesterolemia no brinda protección total contra las enfermedades del corazón, hay consenso en que es una de las maneras más importantes de reducir el riesgo de sufrir de un infarto o de un accidente cerebrovascular, porque al igual que la hipertensión arterial, el exceso de colesterol también es un asesino silencioso.