Share Button

Es obvio que el sueño es beneficioso. Incluso para aquellas personas que no le prestan la atención requerida, luego de una buena dosis comprenden plenamente lo que el sueño hace por ellos.

jugos-ronquidos

Sabemos que no dormir durante demasiado tiempo nos hace sentir terrible (cansancio, mal humor, etc.), y que al conseguir la tan ansiada noche de sueño puede hacer que nos sintamos dispuestos y con ganas de comernos el mundo. Leer Más »

Share Button

El ronquido se refiere a los sonidos ásperos o de resoplidos que se originan por las vibraciones del paladar blando, cuando el aire pasa por la boca y la nariz, mientras se duerme.
Medidas para prevenir el ronquido
cura de ronquido
Existen diversas recomendaciones para ayudar a prevenir el ronquido, algunas de las cuales funcionan para algunas personas, pero no para otras. Aquí se mencionan algunas como:

  1. Dormir de lado: esto es muy beneficioso porque evita los ronquidos, puesto que acostarse de espaldas hace que la lengua y el paladar blando colapsen hacia la parte trasera de la garganta, causando vibración de las cuerdas vocales al paso del aire por las mismas durante el sueño.
  2. Reducción de peso: el Dr. Safwan Badr, presidente de la Academia Americana de Medicina del Sueño, señala lo siguiente: “Una persona con sobrepeso suele tener más tejido en el cuello, que oprime las vías respiratorias y produce las  vibraciones que generan los ronquidos”.
  3. Evitar o reducir el consumo de alcohol y de ciertos medicamentos como los sedantes: esto hace que disminuya el tono de los músculos en la parte posterior de la garganta, facilitando el ronquido.
  4. Buenos hábitos al dormir: dormir al menos 8 horas, ya que si una persona permanece despierta por más horas que las que debería, bien sea trabajando o en otra actividad, produce un efecto equivalente a consumir alcohol.
  5. Libre tránsito del aire por las fosas nasales: la nariz debe estar libre de secreciones, para facilitar el paso de aire por ellas durante la respiración. El mantener libre el paso de aire por ese órgano, contribuirá a que no se produzca la vibración que causa el ronquido. Esto significa que la congestión nasal favorece el ronquido. Si se dispone de solución fisiológica (solución salina disuelta en agua), esta ayudará a mantener la vía aérea descongestionada o libre.
  6. Cambio o limpieza de almohadas: esto debe hacerse con regularidad, porque los ácaros del polvo que están en el medio ambiente, se alojan en ellas y provocan reacciones alérgicas que pueden causar irritación y congestión, causando ronquidos. El dormir con mascotas también es un factor que induce el ronquido, debido  la presencia de la caspa que esos animales producen es irritante para las fosas nasales, lo cual causa se congestión, generando el ronquido.
  7. Mantenerse bien hidratado: cuando se está francamente deshidratado, las secreciones presentes en las vías nasales y en el paladar blando se hacen más viscosas (pegajosas), favoreciendo la aparición de ronquidos. La ingestión de líquidos en grandes cantidades contrarresta  ese tipo de secreciones y las hace más fluidas.

También existen alternativas de naturaleza quirúrgica, destinadas a corregir la flaccidez de las estructuras del paladar blando y de esa manera, evitar la generación del ruido que origina el ronquido. Esa corrección quirúrgica tiene como objetivo hacer que se ofrezca una menor resistencia al paso del aire por esas vías durante la respiración cuando se duerme.

Es importante llamar la atención a este problema del ronquido, porque no es un mero ruido sino que puede conducir a un problema mucho más grave como lo es la apnea del sueño. El ronquido es un indicador de que algo en nuestro organismo no está funcionando adecuadamente.  En muchas oportunidades, el sujeto roncador deja de respirar momentáneamente, y si esto se repite en forma continua durante la noche, puede tener un serio impacto sobre la salud, especialmente sobre el sistema cardiovascular, porque durante el proceso de respiración, los pulmones llevan el oxígeno a la sangre para que este sea distribuido al resto del organismo, y si se esa distribución no es constante por causa de la apnea del sueño, se producirán serios daños al organismo, que incluso podrían causar la muerte.