29. noviembre 2016 · Comentar · Categorías: Confianza Social · Etiquetas:
Share Button

La solidaridad no es un concepto teórico sino una práctica cotidiana. Cualquier momento del día nos ofrece una oportunidad para acercarnos al resto de la creación y contribuir a su prosperidad y bienestar.

solidaridad

Vive con esa intención constante de abrirte a los demás y tratar de comprenderlos; “es como ponerse en los zapatos del otro”. Sólo dando compresión se recibe comprensión. Crea solidaridad, y tendrás solidaridad. Nada tiene más fuerza que una mente y un corazón con un propósito firme. Haz de la solidaridad tu propósito, tu meditación, tu experiencia, la experiencia de todos los que te rodean, una experiencia global.

Confianza Social

Cuando nos unimos con otros solidariamente, con actitud generosa, desinteresada,participativa y cooperadora,vemos surgir en nuestro interior una energía insospechada y una alegría singular. La solidaridad forma parte de los valores que interpelan, desafían y mejoran la calidad de vida. Ya que podemos entender de una vez por todas que la mejor manera de tener éxito en la vida radica en descubrir lo que amas y te permitirá encontrar el modo de ofrecérselo a otros bajo la forma de servicio. Esto le concede al trabajo su pleno sentido humano.

Formar a un niño o a un adolescente implica adentrarlo en el mundo de los grades valores, con miras de que en un futuro tengan las herramientas necesarias para que sean personas de bien. Es admirable ver a las personas que aman la práctica del trabajo social, que trabajan día a día creando la oportunidad para que otros también puedan soñar.

Servir a la humanidad no significa sólo el donativo especial o prestar un servicio comunitario por un fin de semana. Es algo más profundo porque debemos estimular el hábito de la simplicidad viviendo cada día a través del respeto, la tolerancia, la responsabilidad y la nobleza. Y al mismo tiempo incentivar el espíritu de confraternidad por medio de la enseñanza del eterno principio que nos une a todos: el amor por la vida.

Profesar la “ley de dar” es muy sencillo: si deseamos alegría, demos alegría; si deseamos amor, pues demos amor; si deseamos atención y aprecio, aprendamos a prestar atención y a apreciar a los demás; si deseamos riqueza material, ayudemos a otros a conseguir esa riqueza. La manera más fácil de obtener lo que anhelamos es ayudar a los demás a conseguir lo que ellos desean. Aunque suene repetitivo pero es cierto; tanto que la Ley de atracción lo confirma “atraes lo que das”. Este principio funciona para las personas, las empresas, las sociedades y las naciones. Dicho en otras palabras: Si quieres recibir el beneficio de todas las cosas buenas de la vida, aprende a compartir, a desearle en silencio a cada persona que te rodea todo lo bueno que el universo pueda contener.

Es imperativo que a diario trabaje para ser mejor cada día, mejores ciudadanos, recuerda que no vives en una burbuja en solitario, tampoco te encierres en tus problemas propios, ten en cuenta que otros tienen situaciones peores que las tuyas. Abre las puertas de tu corazón y deja ir lo que intoxica tu vida para que fomentes el amor e incluso lo puedas compartir. Colma tú espíritu de buenas acciones y pensamientos sanadores. Libérate y regala una sonrisa, un saludo, un abrazo, una palabra gentil; esas sencillas acciones son los mejores remedios que su alma pueda tener. Juntos debemos construir la paz, ese estado tan ansiado para vivir en armonía, en felicidad y abundancia. Existe un manantial de amor que ya está ahí dentro de su propio ser o por lo menos la materia prima. No permitas que se seque. Total las cosas materiales no se van contigo cuando mueras, te llevas lo vivido, lo que enriqueció tu alma.

Quieres vencer la timidez y de la ansiedad social? Revisa ahora la guía Confianza Social de Robert Grimaldi y aprende: Los 4 métodos de Oro para eliminar permanentemente la timidez y la ansiedad social....Los 3 Hábitos Infalibles para reducir la ansiedad en situaciones incomodas y estresantes...Las estrategias más efectivas para poder hablar en público y dar presentaciones sin ansiedad alguna....chequea aquí Confianza Social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *