Share Button

La educación de su perro es esencial para que sean capaces de vivir juntos y felices. En ocasiones, sobre todo cuando el perro es un cachorro, es imposible que usted no caiga en la trampa y le permita a su pequeño amigo que se comporte de una manera que con el tiempo se van a considerar inapropiadas.

perro-con-su-amo

Debemos tener en cuenta desde el principio que educar a nuestro perro desde que es un cachorro es esencial para prevenir problemas a futuro. Y nosotros jugamos un papel fundamental en este aspecto, ya que su comportamiento depende totalmente de cómo les eduquemos. Por lo tanto tenemos que hacer un gran esfuerzo para no malcriar a esa cuchitura y otorgarle patrones de comportamiento positivo desde pequeñito.

AdiestramientoCanino200x200

Una de las primeras cosas que hacemos involuntariamente cuando nuestra mascota es un cachorro es meterlo a nuestra cama, porque está pequeño, porque puede que tenga frío o simplemente porque lo queremos tener a nuestro lado. Sin embargo si usted no lo corrige a su debido momento, se puede convertir en un problema a gran escala a medida que crezca, porque aunque usted no le invite el subirás solo a su cama y tomará posesión de su lado de la cama. Dormir con las mascotas no es muy recomendable. Aunque estén sanas y con todas sus vacunas igualmente su especie desarrolla parásitos, bacterias y virus que son perjudiciales para los seres humanos. Son lindos y los amamos pero lo más recomendable es que le enseñe a ocupar sus espacios para dormir y descansar. A continuación tenemos algunos consejos que le pueden resultar útiles para que enseñe a su perro que no debe subir a su cama.

En primer lugar, asegúrese de que sepan que tienen su propia cama y usted tiene la suya. Esto crea un grado de respeto y mejora la convivencia. Es aconsejable que coloque la cama de su perro en una habitación donde nadie duerme, tales como la cocina o sala de estar. Uno de los problemas que pueden surgir cuando su perro se acerca a su habitación a la cama donde usted duerme que orine cerca para marcar su territorio. Recuerde que usted es el líder de la manada, y no a su perro, así que muéstrele cuales son las reglas.

Los ejercicios de entrenamiento se pueden llevar a cabo al momento de que pasen las cosas, es decir, si usted se sube a su cama y el perro también, aproveche este episodio para corregir la situación. Cuando él se suba, indíquele que debe bajarse, señale el suelo y dígale: “Abajo y no”. El “no” es una palabra que su perro puede asociar fácilmente con comportamientos negativos, por lo que debe utilizarlo siempre que no quiere que su perro haga algo.
La palabra, junto con la voz y el gesto que utilice, se debe elegir cuidadosamente, a fin de asegurarse de que su perro haga el vínculo correcto entre lo que está bien o mal. Cuando lo entrene hágalo sólo durante unos minutos, asegurándose de no exagerar, para evitar que la situación sea agotadora. Y para reforzar el buen comportamiento, recompense a su mascota con una golosina, afecto que surte es como si le estuviera diciendo: “ que buen perro eres”. Esto le permitirá a su amigo peludo saber que se ha comportado bien, lo cual favorece su buen desarrollo y lo estimula para que repita el comportamiento positivo en el futuro.

No permita que su perro duerma en su cama por la noche. La mejor manera de prevenir esto es simplemente cerrar la puerta de su dormitorio para que se vea obligado a dormir en su propia cama. Más bien acompáñelo hasta su cama indíquele que se acueste y prémielo con una golosina, y acaricie un poco su cabeza en señal de afecto. Posiblemente su amigo el perro se va a levantarse de nuevo y podría empezar a ladrar o rayar la puerta. Por muy fastidioso que el sonido, evite abrir la puerta él tiene que entender, que su comportamiento es negativo y que esta vez no hay premio y que debe volver a su cama. Que sepa quién está a cargo y que él tiene su espacial al igual que usted el suyo.

Practique a diario la orden de “abajo”, y recompénselo cuando salte al suelo. Y cuando su perro trate de subir en la cama de nuevo, decir un “no” con voz firme, mientras coloca la mano señalando hacia afuera. Sea muy paciente y practique todos los días. Como ya le indicamos puede ladrar y llorar durante el proceso pero gradualmente aprenderá. Asegúrese de cubrir todas las necesidades de su mascota, como lo es alimentación y ejercicio. Pero también le debe dar educación para fomentar la convivencia. No tiene que esperar una milagro su perro va a cambiar drásticamente su comportamiento durante la noche; lo que necesita es trabajo constante y paciencia.

Quieres que tu perro obedezca?...Existe un sistema de adiestramiento avanzado que garantiza eliminar para siempre los problemas de comportamiento de tu perro… y con sólo 15 minutos al día!!...Si quieres saber cómo, haz click aquí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *