Share Button

Una nueva investigación realizada en la Universidad de Purdue en West Lafayette, IN, concluyo que si consume a diario el suplemento de fibra de maíz soluble conseguirá reconstruir sus huesos y retener el calcio sobre todo en las mujeres en la edad de la adolescencia y la postmenopausia.

sin-titulo

La Fibra de maíz soluble (SCF) es un hidratos de carbono no digerible utilizado en alimentos y bebidas tales como cereales, productos de panadería, dulces, productos lácteos, alimentos congelados, bebidas carbonatadas y agua de sabor. La SCF ayuda a crear productos alimenticios envasados que tienen bajos contenidos de azúcar, mientras que proporciona una valiosa fuente de fibra dietética.

La evidencia sugiere que la SCF tiene muchos de los mismos beneficios para la salud asociados con la fibra dietética intacta se encuentra en granos, verduras, legumbres y frutas. Puede mejorar la regularidad intestinal y tiene propiedades prebióticas. Por otra parte, apoya el control de glucosa en la sangre y apoya la salud ósea mediante el aumento de la absorción del calcio.

La ingesta de fibra diaria recomendada para adultos en los Estados Unidos es de 25 gramos para las mujeres y 38 gramos para los hombres. Sin embargo, la mayoría de los estadounidenses consumen aproximadamente la mitad de la cantidad recomendada. Los alimentos enriquecidos con fibra ayudan a mejorar las funciones del trato intestinal, aportan la energía necesaria para que su cuerpo funcione en mejores condiciones y lo mejor es que son bajos en calorías.

En este estudio el equipo buscaba evaluar las propiedades de absorción del calcio y su repercusión sobre los huesos y en el microbioma intestinal en mujeres adolescentes y postmenopáusicas. “estamos buscando una forma de mantener los huesos sanos en las niñas y a su vez ayudar a las mujeres mayores a conservarlos fuertes durante la edad en que son más propensas a sufrir fracturas”. Con la fibra soluble de maíz se logra este cometido; este prebiótico (o maltodextrina) fomenta la absorción del calcio puesto que pasa a los intestinos con facilidad y al descomponerse en ácidos grasos de cadena corta ayuda a la salud en el mantenimiento de los huesos.

“La mayoría de los estudios tienen como finalidad analizar los beneficios de la fibra de maíz para tratar de resolver los problemas del proceso digestivo. Incluso buscan la posibilidad de que algunas fibra puedan alterar el microbioma intestinal de manera que se pueda mejorar la salud”. Muy pocas personas reúnen la ingesta diaria recomendada de 1.200 miligramos de calcio para tener una masa ósea saludable. Aun así los investigadores sostienen que este hallazgo no implica suprimir el consumo de leche y seguir una dieta bien equilibrada. Lo que si es cierto e indiscutible que la SCF puede, ayudar a las personas que no están consumiendo toda la cantidad recomendada de lácteos.

“El Calcio es un mineral que suprime la pérdida de la masa ósea, pero no aumenta la formación de hueso. Lo que hace es estimular el fortalecimiento del miembro y fomentar su permeabilidad. Por su lado el consumo regular fibras si mejoran la formación del hueso, y mejoran la capacidad de absorción del calcio, en otras palabras, realizan un excelente trabajo en pos de la salud de su osamenta corporal, además de prevenir enfermedades graves como la Osteopenia y la Osteoporosis”.

La naturaleza nos provee de una serie de alimentos que nos proporcionan la cantidad de fibra de maíz soluble que tiene que ingerir a diario para mantener su salud ósea en óptimas condicione, entre ellos encontramos: Las manzanas, los granos, aguacate, frutos secos como las almendras, albaricoques, entre otros. Ante estos hallazgos le exhortamos para que asista a la consulta con su traumatólogo de confianza, con el podrá diseñar los pasos a seguir para fortalecer sus huesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *