Share Button

Los moretones son una parte inevitable de nuestra vida, y que también pueden ser dolorosas y antiestéticas. En este artículo encontrará una serie de consejos que le permitirán reducir el dolor y estimular el rápido desvanecimiento.

hematoma

Si usted se ha dado un golpe lo suficientemente fuerte como para dañar los pequeños vasos que se encuentran bajo su piel entonces estamos en presencia de una contusión o traumatismo.

Lo que da origen a la formación de un hematoma, cuyo proceso incluye que la sangre se filtre fuera de los vasos sanguíneos hacia los llamados capilares, y por consiguiente colándose hacia todo el tejido circundante. A medida que la sangre se va descomponiendo progresivamente y la tonalidad de colores que toma mientras desaparece va desde purpura a verde para terminar en amarillo. Normalmente los hematomas desaparecen en un lapso de 10 a 14 días sin ningún tratamiento. Sin embargo a pesar de que este tipo de manifestación puede desaparecer por cuenta propia existen una serie de procedimientos caseros y no invasivos que estimulan el rápido desvanecimiento.

• Aplicar hielo tan pronto como sea posible: Colocar hielo sobre la contusión evitará que se escape menos sangre hacia el tejido circundante. Esta práctica ha sido usada por décadas y los entrenadores deportivos la usan constantemente con sus atletas. En el mercado existe una variedad infinita de bolsas flexible que le permitirán tratar la lesión. Sino están a su alcance entonces tome una toalla fina envuelva unos cubos de hielo y colóquelos sobre la zona afectada durante 10 minutos, quítelos y repita la operación.

• Si se ha golpeado un brazo o una pierna, envuelva inmediatamente una venda elástica alrededor de la zona. Al parecer cuando se aprieta los tejidos subyacentes, el vendaje evitar que la sangre salga de los vasos sanguíneos. Evidentemente que se formará un hematoma pero no será tan grave.

• Reducir el flujo de sangre a la herida para minimizar la decoloración. Si te herirá en la pierna, por ejemplo, y se puede tomar un tiempo de espera, se asientan en una silla o sofá de salón con la pierna sobre una almohada, por encima del nivel del corazón. Si se trata de tu brazo que está herido, trate de mantenerlo apoyado sobre el nivel del corazón cada vez que usted está sentado.

Terapias calientes:
• Después de colocar durante 24 horas, es recomendable que comience a colocar compresas calientes sobre el traumatismo. Al aplicar calor usted logrará estimular la circulación en la zona y ayudar a despejar la sangre acumulada. De igual forma al utilizar las compresas caliente se logra que la inflamación baje y se estimula la regeneración de las células que aceleran el proceso curativo. Una excelente opción para con remedios caseros para tratar una contusión es preparar una solución a base de hojas secas de consuelda. Tome 60 de hojas frescas de la plata y llévalas al fuego durante en dos tazas de agua deje hervir, baje del fuego y deje reposar durante 10 minutos, luego colar la mezcla y aplique sobre la zona con una gasa esterilizada deje actuar durante una hora o hasta que se enfrié la compresa. Una observación importante es que no coloque si tiene una herida abierta en ese caso consulte con su médico antes de actuar. Otra opción son las compresas de vinagre blanco es una maravilla para disipar la sangre que se acumula en la contusión.

Recomendaciones finales:
*) Pruebe dar masajes sobre la zona con pomadas de árnica.

*) Triturar las hojas de perejil fresco y aplicar la pasta sobre el golpe, ayudara con la hinchazón y reduce el dolor.

*) Si es soportable para usted frote su contusión con unas gotas de aceite de hojas de San Juan. Es rico en taninos y es un astringentes que ayuda a reducir los tejidos y controlar el sangrado capilar. Para obtener los mejores resultados aplique el tratamiento tres veces al día.

*) Ingiera La bromelina, una enzima que se encuentra en la piña, ideal para la inflamación y para reducir el dolor. Tomar de 250 a 500 miligramos de bromelina al día entre comidas hasta que el hematoma se haya desvanecido.

*) Consuma vitaminas C y K, los cítricos regeneran los tejidos ya que es un antioxidante por excelencia y la vitamina K es rica en flavonoides ideales mejorar la cicatrización y la coagulación de la sangre. Estas vitaminas las puede obtener de forma natural en los cítricos (piña, limón, naranja, pomelo, toronja, etc) en los pimientos, en las uvas, zanahorias y albaricoques, brócolis, col de brúcelas, todos los vegetales de hojas verdes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *