Share Button

Los malentendidos, las confusiones y los prejuicios siempre formarán parte de la comunicación. Pero terapeutas, psiquiatras y comunicólogos han identificado los errores más comunes en este ámbito. Si procuras evitarlos o resolverlos, favorecerás la unión de tu familia.
familia

La comunicación debe ser el medio para crecer como seres humanos. Por eso es importante atender las fallas de comunicación de manera oportuna.Cuando se trata de la relación con nuestros seres queridos, cuanto antes se solucionen los conflictos mejor. La comunicación –verbal y no verbal- es fundamental en cualquier vínculo humano, pero en el núcleo familiar adquiere mayor relevancia. En muchas ocasiones para acercarnos a nuestros seres queridos sólo hace falta hablar con ellos. Sin embargo por ser precisamente la comunicación el vehículo para el contacto entre las personas, es inevitable que se presenten problemas en este ámbito.

comunicarse sin trabas inblog

Paradójicamente, a pesar de que los cambios tecnológicos actuales brindan nuevas y muy efectivas vías para la comunicación formal, y mitigan la distancia cuando las personas quieren permanecer en contacto, también tienden a exacerbar los problemas de comunicación en las familias nucleares por el aislamiento que generan.

Tecnologías como el Internet, los videojuegos y los teléfonos celulares continúan modificando la forma en que conviven las familias. Estas coinciden los especialistas, en demasiadas ocasiones han contribuido a deteriorar la comunicación entre sus miembros. Las nuevas tecnologías favorecen el individualismo. Inmersas en la contemplación de una pantalla, las familias han perdido el contacto con quienes los rodean (no solo en casa), y el diálogo ha sido relegado a un segundo plano. Infinidad de jóvenes, y cada vez con más frecuencia niños, tienen en su habitación sus propios televisores, computadoras y videojuegos; además de los teléfonos celulares con los que constantemente intercambian mensajes. En la actualidad los padres luchan por dejar atrás el modelo autoritario bajo el que se criaron para adoptar uno más permisivo. Este panorama hace necesario construir nuevas formas de comunicación. El reto de los padres es promover espacios de diálogo, y para contrarrestar el aumento de los elementos de dispersión deben recurrir a su creatividad.

Para lograr una buena comunicación familiar, procura no cometer estos errores muy comunes:

Informas pero no comunicas

La primera paradoja que afrontan padres e hijos es que en la era de la información no saben nada unos de otros. En varias familias sucede que cada quien tiene sus actividades y cuando coinciden empieza un interrogatorio sobre que se hizo y en donde, un mero intercambio de información. Pero hablar no significa comunicar eficazmente. Esta situación se agrava cuando los jóvenes si se comunican pero no con sus padres. La tecnología les abre nuevos horizontes, conocen personas con culturas distintas y la información que reciben de ellas podría contrastar con la que se inculca en casa. La comunicación es contacto. Por eso, debe haber espacios en la familia para conocer no solo las actividades de los otros, sino sus sentimientos.

No consideras a tu interlocutor

A menudo los padres olvidan que al tiempo que sus hijos crecen, la forma de comunicarse con ellos debe evolucionar. El diálogo debe ser distinto con cada miembro de la familia. Los adolescentes por ejemplo rechazan la autoridad por definición. Dejan de ver a los padres como héroes y dan más importancia a sus amigos. Una buena idea para mantener el diálogo con su hijo es organizar actividades para él y para sus amigos, como la creación de un grupo musical, o algo afín a sus gustos.

Para fomentar la confianza familiar es recomendable escuchar a los jóvenes con atención y recibir sus observaciones sin emitir juicios.

No expresas lo que sientes

El problema comienza en la infancia, pues no se enseña a los hijos a conocer y expresar sus emociones. Pero esto no sucederá si los adultos no lo hacen primero. Los padres creen que los niños no deben verlos tristes. No se dan cuenta que están enseñándoles que demostrar sus sentimientos es incorrecto, lo cual es muy perjudicial. Que un niño pueda decir estoy triste o enojado es fundamental para su propio conocimiento y para poder relacionarse con los demás. Para lograr una comunicación adecuada debe haber una buena educación de la inteligencia, la voluntad y el corazón.

Crees que existen emociones negativas

Algunos sentimientos como el enojo, la envidia o el desagrado, no se expresan con naturalidad porque están socialmente calificados como “negativos”, cuando en realidad, las emociones  no pueden tildarse de buenas ni malas. Ocultar lo que se siente puede acarrear graves consecuencias. Se debe explicar a los pequeños que el enojo es natural y existe una manera positiva de demostrarlo, no a través de gritos o de silencios. La razón por las que las personas ocultan su enojo y otras emociones” negativas” es el temor a no ser queridas.

No eres directo ni oportuno al comunicar

En algunos ámbitos sociales decir lo que se piensa se percibe como una agresión. Si los padres descalifican constantemente a los hijos éstos crecerán inseguros y temerosos.

Si deseas expresar algo debes decirlo a la persona indicada en el momento preciso y de la manera adecuada, o sea, con asertividad. Si lo haces así, lo más probable es que obtengas resultados favorables.

No escuchas

Para una buena comunicación se recomiendan cuatro reglas: escuchar, escuchar, escuchar y hablar sin emitir juicios. Es indispensable brindar a cada miembro de la familia el tiempo que requiere para expresarse y evitar las interrupciones. Escucha aunque no estés de acuerdo; tener puntos de vista diferentes puede ser enriquecedor, lo importante es expresarlos con respeto y sin calificar la postura del otro.

Presupones lo que piensan o sienten los demás

Adivinar lo que piensa tu interlocutor impide u obstaculiza la comunicación. Hacerlo se conoce en psicología como economía psíquica. Debido a la cotidianeidad la relación familiar es muy intensa, los miembros de una familia se conocen tanto que piensan saber todo sobre ellos por lo que ya no se toman la molestia de averiguar los estados de ánimo de los demás.

Comunicarse sin Trabas de es el mejor tratamiento natural para curar la tartamudez. Los beneficios que puedes obtener con este curso (y qué descubrirás en él): Las técnicas claves para comprender y deshacerte de la tartamudez. Cómo la tartamudez se logra manejar rápidamente, y la frecuencia de las trabas disminuyen hasta desaparecer por completo para siempre.Cómo aumentar tu confianza y seguridad para desenvolverte socialmente...descarga aquí Comunicarse sin trabas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *