Share Button

Son muchos los casos de niños disléxicos que no son diagnosticados sino hasta tercer grado de primaria e incluso de adultos cuando ya sienten un franco rechazo hacia la lectura y su autoestima se encuentra en un nivel muy bajo. En la mayoría de las escuelas no existe una detección temprana de la dislexia. Por otra parte muchos padres no distinguen las señales tempranas de dislexia o se preocupan innecesariamente. Algunos suspiran aliviados cuando sus hijos empiezan a identificar palabras y leer oraciones, y es que no saben que algunas formas de dislexia  no se hacen evidentes hasta niveles escolares más altos. Otros por el contrario, se asustan al descubrir una “R” o un “3” escritos al revés y de inmediato asumen que el niño tiene un problema. Desconocen que esto forma parte de una etapa normal en el desarrollo.
dictionary-432043_960_720

La dislexia existe en todas las lenguas y culturas. Aunque no hay acuerdo sobre qué tan común es muchos apuestan por un rango de incidencia de entre 5 y 15%. Si se define la dislexia como un trastorno en la lectura entonces, en un grupo promedio de 60 niños en secundaria alrededor del 12% presenta una dislexia grave y 10% enfrenta otro tipo de trastorno. Por lo tanto la incidencia no puede considerarse como algo marginal.

EstimulacionTemprana

Antes de que existieran estudios más amplios, algunos especialistas del aprendizaje debatían si la falta de exposición a las palabras podría explicar ciertos casos de dislexia. Es cierto que un bajo nivel socioeconómico implica una desventaja lingüística sin embargo al observarlos en niveles más altos nos damos cuenta de que las dificultades de lectura son las mismas en los diferentes estratos socio económicos.

La dislexia también se presenta en todos los niveles de inteligencia. Muchos niños disléxicos son considerados alumnos deficientes y sin embargo pueden tener un alto coeficiente intelectual. Los maestros tienden a rechazar la idea de que puedan ser brillantes cuando tienen ese problema.

Aunque el Déficit de Atención y la Dislexia son trastornos distintos con frecuencia se confunden. Al no entender lo que escribe el niño disléxico se distrae lo que aumenta sus fallas de atención. Es probable que de cada 100 niños 10 sufran problemas de atención, impulsividad e hiperactividad.

Además de ser proclives al movimiento, la tendencia de los varones a aburrirse e impacientarse explica por qué es más frecuente que se les diagnostique dislexia. Sin embargo, rigurosos estudios han demostrado que no existen diferencias significativas entre niños y niñas cuando se trata de dificultades en la lectura.

En muchos casos la dislexia se origina al procesar de manera deficiente sonidos y sus combinaciones, es decir, por un mal procesamiento fonológico. Los pequeños con dislexia llegan a comprender tardíamente que las palabras se fragmentan en sonidos individuales, y algunos manipulan dichos sonidos de manera incorrecta. El disléxico dice “voy al pardo” en lugar de “voy al prado” y escribe Pedro pero lee “Pebro”.

Cuando alguien con dislexia se esfuerza para leer está luchando contra su propio cerebro, que simplemente no está “conectado” para la lectura. Cada vez más evidencias explican la dislexia como una falla en los circuitos cerebrales que causa que la lectura sea en extremo difícil.

Con imágenes de resonancia magnética se han identificado tres áreas en el lado izquierdo del cerebro que intervienen en el proceso de lectura: dos se ubican en la parte posterior y una al frente. Cuando los niños disléxicos leen, las áreas posteriores no se activan como sucede con los lectores normales. Una de las áreas que sistemáticamente no se activan es la de “formar palabras” y esta es fundamental para que haya fluidez en la lectura.

Pero, ¿qué origina el cortocircuito neurológico? Un factor son los genes que influyen en las partes del cerebro implicadas en el lenguaje, en particular en cómo se convierten las letras en sonidos. Por eso las personas con debilidades en estas áreas suelen tener familiares en situaciones semejantes.

¿Cómo se vincula la dislexia con estas malformaciones genéticas? El ADN – la información genética- hace proteínas, y estas orquestan la estructura y funcionamiento del cuerpo humano, por eso, defectos en genes específicos pueden causar anormalidades en la estructura cerebral o disfunción en los neurotransmisores que facilitan la lectura.

La falta de oxígeno al nacer es otra causa probable de la dislexia. Si el oxígeno no llega adecuadamente al cerebro al nacer se corre el riesgo de que se dañen en este las zonas que corresponden al lenguaje.

Aunque existe un factor genético en la dificultad de transformar palabras escritas en sonidos el tratamiento más eficaz es educativo no médico. Se ha demostrado que enseñar a los lectores como se relaciona el alfabeto con el habla da resultado porque el cerebro tiene una capacidad increíble de reorganización funcional.

Los programas más exitosos para tratar la dislexia se enfocan en una reeducación espacio temporal, que se logra con ejercicios de coordinación motriz fina y estímulos sensoriales. Así el niño empieza a identificar como las letras cambian de posición y aprende a relacionar las palabras con imágenes significativas. Con diferentes sonidos e intensidades se estimula la discriminación auditiva y visual, con cantos y juegos se refuerza el aprendizaje de las palabras y mediante dibujos se logra que los niños entiendan las combinaciones de letras y sus significados.

Una intervención eficaz  hace más que estimular las conexiones nerviosas existentes. De hecho reconecta eléctricamente el cerebro en el área destinada a la formación de las palabras. Usando la neuroretroalimentación (procedimiento mediante el cual el individuo aprende a modificar su actividad eléctrica cerebral) se han obtenido excelentes resultados en el 80% de los niños que se aplicaron el tratamiento durante seis meses. Sin duda es una buena noticia para el tratamiento de la dislexia.

Quieres estimular la inteligencia de tu hijo? ... El curso "Aumenta La Inteligencia De Tu Hijo" te llevará de la mano con un programa organizado y completo para que puedas ir directo al grano...Accede al curso haciendo click aquí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *