Share Button

Una de las actividades preferidas de las chicas es sentarse frente al espejo a hurgarse la cara buscando desperfectos. Lo peor es que este es un terrible hábito.

Poros dilatados

Lo más idóneo es que sólo toque su rostro para realizarle una buena rutina de limpieza para que la mantenga libre de impurezas. Cosa que en la mayoría de los casos no hacemos correctamente o la realizamos con cualquier producto a base de químicos que no ataca los problemas que realmente tenemos en la cara.

Optar por tratamientos naturales es una muy buena opción, pero debe ser paciente, indudablemente aportan beneficios significativos pero se toman un poco más de tiempo que otros tipos de tratamientos. Pero es un período para que su piel se readapte a una vida sin productos químicos.

Uno de los problemas que más nos agobia y en el cual gastamos dinero, pagando tratamientos que nos erradique o minimicen el problema y no es otro que: los poros abiertos. Los poros abiertos son el resultado de la secreción excesiva de grasa en su piel, que puede tener orígenes genéticos, envejecimiento prematuro, o simplemente mal cuidado de la piel. En el mercado existen una amplia gama de productos y tratamientos que promueven la disminución de los poros.

Los problemas con los poros se presentan debido a la acumulación en la piel de una serie de residuos provenientes del maquillaje, de los protectores solares y de lociones. Que suelen quedar atrapados en los poros, y que estimulan la proliferación de la suciedad y el exceso de grasa. Esto por ende causa obstrucción en los poros y, por supuesto, el acné. Esto se incrementa más aún cuando acostumbra a ir a la cama sin limpiarse el rostro debidamente.

Lo más sensato ante estos problemas que presenta su piel es que se realice exfoliaciones, con las cuales usted logrará extraer todo lo que está acumulado en sus poros, además de estimular la regeneración de las células. Las exfoliaciones frecuentes evitan que los poros crezcan de tamaño, y le proporcionan tersura a la piel de su rostro.

Pues hoy le daremos una opción infalible. Que no sólo le servirá para mantener los poros limpios de impurezas, sino que también podrá unificar la tonalidad de su piel y lo mejor de todo es totalmente natural y le ahorra dinero. Los ingredientes que va a utilizar los tiene normalmente en casa y no son otros que: bicarbonato de sodio, vinagre de manzana y jugo de limón.

Para preparar la crema exfoliante, utilice una taza de bicarbonato, una cucharada de vinagre de sidra de manzana y ½ taza de jugo de limón y mezclar hasta obtener una masa homogénea. Antes de aplicar está receta sobre su cara, esta debe estar inmaculadamente limpia para que así aproveche todas las bondades de la preparación. También es bien importante que conozca su tipo de piel, ya que si tiende a ser seca, lo más probable es que presente un poco más de descamación que lo usual. Pero con una buena loción humectante esto se remedia con rapidez, logrando la piel tersa y lisa que anhela.

El bicarbonato de sodio, equilibra el PH de la piel, elimina las células muertas y la acumulación de aceite. El vinagre de sidra de manzana, o ACV como se le llama cariñosamente en los círculos de belleza natural, combate y evita que proliferen las toxinas. Por su parte el limón, aclarará el tono de su piel, además de adosarle a su piel las vitaminas y antioxidantes necesarios para ralentizar el proceso de envejecimiento.

Luego de usar este tipo de tratamientos, es recomendable que selle los poros, estimule la reparación de la piel y combata las bacterias que pudieran haber quedado dentro de los poros. El té de hamamelis puede cumplir esa función sin ningún problema. Prepare el té como de costumbre, deje reposar y enváselo un frasco con spray para su mejor aplicación. Si lo mantiene en la nevera le proporcionara mejores resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *