Share Button

La disciplina es la manera en que enseñamos a nuestros hijos a comportarse de manera adecuada y dentro de ciertos límites.

Disciplinar a los niños

Pero tenga en cuenta que la disciplina y el castigo o son sinónimos. El castigo implica que su niño ha cometido un error y que debe meditar sobre sus acciones pasadas. La disciplina trata del comportamiento, y tiene que ver con el presente y el futuro. Poder diferenciar el bien del mal es un concepto que, para ser comprendido, requiere tiempo.

EstimulacionTemprana

Los niños pequeños necesitan que los adultos los supervisen y que los protejan de cualquier daño, y que los protejan de cualquier daño, ya que no se puede esperar que ellos recuerden todas las reglas y las limitaciones que les han sido inculcadas. Es normal que los niños se portan mal de vez en cuando, pues comienzan a aprender las reglas que marcan el comportamiento adecuado.

Con el fin de enseñarle a su hijo a diferenciar entre el bien y el mal, tendrá que disciplinarlo. Usted sabe que necesita darse el tiempo necesario para lidiar con su propio enojo, que surge cuando sus hijos se comportan inadecuadamente. Si su hijo pequeño hace una rubiera, su primer impulso será darle una nalgada. De esa manera no le habrá enseñado nada al pequeño. Tómese un descanso para controlar la furia que el desorden le ha provocado, en vez de desquitarse con él. Dese un tiempo fuera y luego vaya al encuentro de su hijo y hable con él de una manera más tranquila. Y explíquele claramente por qué se ha enojado y dígale las razones por la que no debe repetir el comportamiento.

Disciplinar a un pequeño no es tarea fácil. Los castigos físicos, como las nalgadas, los golpes, las bofetadas o los zarandeos jamás deben usarse como una medida disciplinaria. Este tipo de actos lo que pueden provocar es que los niños reaccionen por miedo en vez de tomarlo de manera responsable y sentirse motivados corregir la conducta. Cuando los niños son disciplinados con castigos físicos acaban por perder la confianza en sí mismos y se tornan agresivos con todo aquel que les rodean. Golpear a un niño no les enseña nada, sólo que los golpes duelen. ¿Sabe cómo logra más? Quitarle algún privilegio les enseñará que usted habla en serio respecto a que deben cambiar su comportamiento y ocasiona que el niño piense y aprenda a partir de la experiencia.

Intente no gritar (otra tarea difícil más no imposibles), si usa un tono de voz normal logrará que baje un poco la tensión nerviosa y sirve para suavizar la lucha de poder. Además, puede alentarlos, a ambos, a no tomarse los problemas tan en serio. Sin embargo, tampoco baje demasiado su tono porque corre el riesgo de que el chico no la importancia que el reclamo tiene, la idea es dejarles saber que está molesto y que su conducta no es aceptable. Que son niños encantadores cuando se comportan bien y obedecen, explíqueles también que las reglas son fastidiosas pero que eso les ayudará cuando sean mayores.

Si tiene dudas de cómo disciplinar a sus hijos es recomendable que pida ayuda a un profesional. Tenga en cuenta que los chicos crecen y aprenden nuevas capacidades, cada uno a su propio ritmo. En ocasiones es posible que necesiten apoyo para mantenerse en el camino correcto. Y , a veces, los padres son los que necesitan más ayuda cuando se esfuerzan por descubrir cuál es la mejor técnica para criar a sus hijos.

Quieres estimular la inteligencia de tu hijo? ... El curso "Aumenta La Inteligencia De Tu Hijo" te llevará de la mano con un programa organizado y completo para que puedas ir directo al grano...Accede al curso haciendo click aquí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *