Share Button

Ninguna persona que tiene una salud nutricional desarrolla reuma u osteoartritis. Aun así a los sesenta años, nueve de cada diez personas la sufren. Para algunos es un infierno que incluso puede poner sus vidas en peligro. Para todos, la artritis significa tener que vivir con un dolor y una rigidez constante. La artritis no es, sin embargo, una consecuencia inevitable del envejecimiento y puede ser prevenida, siempre y cuando se eliminen las causas fundamentales.

rodilla

En la búsqueda de la causa de la artritis, muchos factores se han tomado en consideración, incluyendo la dieta, el ejercicio físico, la postura, el clima, las hormonas, las infecciones, la genética, la edad avanzada y el estrés. La mayoría de estos factores son relevantes para algunas personas que sufren artritis. Algunos científicos piensan que los síntomas de artritis son el resultado de una acumulación de estrés que acaba ocasionando una degeneración de las articulaciones, huesos y músculos.

cure-su-artritis

Los factores más probables que dan lugar al desarrollo de esta dolorosa enfermedad son:

La mala lubricación de las articulaciones: Entre las articulaciones hay una sustancia que se denomina líquido sinovial. Es necesario tener una buena nutrición para asegurarse que el  líquido sinovial se mantiene fluido y es capaz de lubricar. El cartílago y el líquido sinovial contienen mucopolisacáridos, que pueden ser suministrados a través de ciertos alimentos.

El desequilibrio hormonal: Las hormonas controlan el equilibrio de calcio en el cuerpo. Si el equilibrio de calcio esta fuera de control los huesos y las articulaciones pueden volverse porosos y propensos al desgaste, y el calcio puede ser depositado en el lugar equivocado, dando como resultado los “pinchazos” artríticos. La culpa no es tanto de la ingesta de calcio como de la pérdida de equilibrio de calcio en el cuerpo. Una falta de ejercicio físico, demasiado te, café, alcohol o chocolate, la exposición a metales tóxicos como el plomo, el estrés excesivo o desequilibrios importantes de azúcar o de tiroides en la sangre pueden trastornar el control del calcio. Mientras que el control del calcio se puede agravar después de la menopausia, probablemente producido por la pérdida de estrógeno, un exceso de estrógeno también hace que la artritis empeore. Es todo una cuestión de equilibrio. Otra hormona, la insulina estimula la síntesis de mucopolisacáridos de los cuales se forma el cartílago. Las personas con una tiroides poco activa probablemente sean más propensas a sufrir artritis.

Alergias y Susceptibilidades: Casi todo aquel que sufre artritis reumática y muchas personas que padecen osteoartritis tienen alergias a los alimentos y a algunas sustancias, o susceptibilidades que hacen que sus síntomas se disparen. Las alergias más comunes son al trigo y los productos lácteos. Las susceptibilidades químicas y medioambientales pueden incluir los gases y los humos de escape. Vale la pena evitarlos durante un mes para saber si son o no parte del problema.

Los radicales libres: En todas las inflamaciones de las articulaciones se libra una batalla en la que el cuerpo trata de hacer frente al daño. Uno de los enemigos más importantes en la batalla que libra el cuerpo son los radicales libres. Si el sistema inmunológico no funciona adecuadamente, como cuando se padece artritis reumática, producirá demasiados radicales libres, los cuales pueden dañar el tejido que hay alrededor de las articulaciones. Una toma baja de nutrientes antioxidantes puede hacer que la artritis empeore.

Las infecciones: Cualquier infección, sea vírica o bacteriana, debilita el sistema inmunológico, el cual controla la inflamación. Pero algunos virus y bacterias afectan de un modo particular a las articulaciones alojándose en ellas y reapareciendo cuando las defensas inmunológicas están bajas. Con frecuencia el sistema inmune daña el tejido que recubre las articulaciones en su intento de luchar contra las infecciones, como un ejército que arrasa su propio país intentando deshacerse del enemigo. El fortalecer su propio sistema inmune por medio de una nutrición óptima es la solución natural.

Las torceduras de huesos y deformaciones: Cualquier daño o torcedura, casi siempre a causa de una mala postura, aumenta el riesgo de desarrollar artritis. Una revisión anual con un osteópata o quiroterapeuta, además del ejercicio continuo  que ayuda a aumentar la flexibilidad y la fortaleza, es la mejor prevención. Una vez que se tiene artritis, se pueden hacer unos ejercicios especiales que ayudan a reducir el dolor y la rigidez.

El estado de ánimo: Varias investigaciones han mostrado un vínculo entre la artritis y el estrés emocional. “La cólera oculta, el miedo o la preocupación aparecen frecuentemente en las primeras etapas de la artritis”.

Una dieta escasa: La mayor parte de las personas que sufren artritis tienen un historial de llevar una dieta pobre, lo que da lugar a muchos factores de riesgo mencionados anteriormente. Tomar cantidades excesivas de azúcar refinado, estimulantes, grasas y proteínas está asociado a los problemas artríticos. La carencia de algunas vitaminas, minerales o de grasas esenciales vitales puede, en sí, precipitar los problemas de las articulaciones.

Revisa también Cure su artritis de Ricardo Palmer Funciona

Quiere curar su artritis de forma holística?...Este es el ÚNICO Tratamiento Natural, Que Hará Que Se Olvide De Una Vez y Para Siempre de Sus Dolores A Causa de La Artritis En Tan Solo 3 Semanas, y Esta 100% Garantizado!... aprenda Cuál es el secreto de los Chinos, y por qué sus índices de afectados por la artritis son tan bajos....revise ahora el libro Domine su Artritis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *