Share Button

Los grados de alcohol de una bebida reflejan el porcentaje de alcohol etílico que contiene. El alcohol es una sustancia psicoactiva depresora del sistema nervioso. Entre las antiguo griegos y romanos – en el caso de estos últimos, en la etapa anterior al imperio- la embriaguez era denominada una práctica mal considerada socialmente.

Alcoholismo

El consumo de alcohol estaba mal visto entre las mujeres, a diferencia de lo que ocurría en otros pueblos de la Antigüedad, como los celtas y los germanos, entre los que, la ingesta de bebidas alcohólicas se permitía incluso desde la adolescencia. En el ámbito religioso el vino, despreciado por el budismo o el islamismo, alcanzó notable consideración entre los judíos; el cristianismo lo consideró elemento de partida para la transustanciación en la sangre de Cristo.

VivirSinAnsiedad

Hoy día, el alcohol goza de gran aceptación social y resulta, en general, bastante accesible. Se encuentra asociado a hábitos alimenticios y de diversión e incluso, en algunas ocasiones, se vincula a determinados ritos de a la vida adulta. Aproximadamente un 14% de la población adulta presenta dependencia alcohólica, y cerca del 5% abusa del alcohol en algún momento de su vida. Este vicio (porque eso es) es más frecuente en hombres que en mujeres, en una proporción de 5:1; la mujer tiende a retrasar el momento de inicio en la ingesta de alcohol y con relación al hombre. En la actualidad, la edad en que los jóvenes comienzan a ingerir alcohol es cada vez más temprana: más del 50% de los menores de veinte años consumen bebidas alcohólicas.

Trastornos y problemas asociados al consumo de alcohol:
Los trastornos derivados del consumo excesivo de alcohol son, en primer lugar, los propios de cualquier droga. En tanto que droga, el alcohol produce dependencia fisiológica, que da lugar a consecuencias adversas y significativas y recurrentes (en el trabajo, en el ámbito familia, en lo relativo a la seguridad etc). La intoxicación implica un cambio psicológico o del comportamiento (agresividad, labilidad emocional, deterioro de la capacidad del juicio y de la actividad laboral o social) durante la ingesta o poco tiempo después.

La abstinencia es un síndrome que se manifiesta después de la interrupción del consumo prolongado de grandes cantidades de alcohol; se caracteriza por la aparición de temblores, insomnio, náuseas, agitación psicomotora crisis epilépticas, etc. Dentro de los problemas asociados encontramos:

*) Trastornos físicos: alteraciones en el aparato digestivo (hígado, páncreas, y, tracto gastrointestinal), problemas cardio-vasculares, entre los que se destaca la miocardiopatía alcohólica, caracterizada por la dilatación del corazón, insuficiencia cardíaca y arritmias; trastornos en la sangre como la anemia y la leucopenia alcohólica (descenso de los glóbulos blancos y rojos), disfunción sexuales (falta de deseo sexual).
*) Trastornos musculares y patología del sistema nervioso: parálisis, alteraciones de la conciencia, de la orientación.
*) Trastornos psicopatológicos: depresión, tendencia al suicidio, ansiedad, celos patológicos, amnesia y diversas adicciones agregadas (tabaquismo, ludopatía, etc).

Tratamiento del alcoholismo:
Dentro de las drogodependencias, el alcoholismo es la que cuenta con menos recursos humanos y materiales para su prevención y tratamiento, a pesar de los grandes costos humanos y sociales que genera. El mayor se problema que plantea la curación de esta decadencia es que la persona afectada acepte su dependencia y se motive a aceptar la terapia. Una vez superado este paso se abren muchas oportunidades de curación.

Dentro del tratamiento se distinguen dos tendencias: la abstinencia total o la bebida controlada. Para el programa de bebida controlada se requieren ciertos requisitos como lo son: juventud, ausencia de contraindicaciones médicas o trastornos emocionales graves, abstinencia en el consumo de otras drogas, apoyo familiar y social, estabilidad laboral, cierto control de impulsos, dependencia alcohólica baja, historia corta del consumo, y periodos de sobriedad intermitente.

Si se usa el programa de abstinencia total el primer paso es la desintoxicación, es decir, suprimir en su totalidad la ingesta de alcohol (eliminación de la dependencia psicológica y la creación de hábitos sustitutos), para posteriormente emprender la rehabilitación, teniendo en cuenta las recaídas y proyectando un nuevo estilo de vida, en algunos casos será imprescindible es uso de fármacos para controlar algunos episodios de crisis. Tendrá que caminar de la mano de un especialista y de la asistencia a terapias de grupos que le permitirán la ayuda necesaria para transitar el duro camino de la desintoxicación.

Hay formas de manejar la ansidedad?..."Vive Sin Ansiedad" es un método online con fines educativos para superar los trastornos de ansiedad generalizada. Este método es 100% natural y es apto para personas de todas las edades... Si quieres más información, haz click aquí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *