Share Button

La queja frecuente de todos los padres es que los niños no hacen nada de lo que uno les pide. Principalmente, esto se debe a que hay tantas cosas que los padres queremos que los niños hagan, que nos exasperamos rápidamente por el hecho de tener que pedir tanto. Y no es que pueda darse el lujo de esperar hasta que ellos decidan cooperar, porque eso no ocurrirá jamás.

Niños ayudando en casa

A través de métodos de crianza consistentes y efectivos, pueden aprender a cambiar el comportamiento de sus hijos y alentarlos a cooperar voluntariamente todo el tiempo. Lo primero que debe hacer es que, jamás haga comentarios generales como: “¡Este lugar es un completo desorden!”. Dígales claramente lo que quiere: “chicos, ¡quiero que arreglen este lugar ahora mismo!”. También es importante que evite iniciar una petición de la siguiente manera: “¿Quieres…?” o “¿Podrías…?” o “¿Querrías…?” Esta manera de expresarse sólo hará que los niños piensen que es opcional hacer o no lo que se les ha pedido.

EstimulacionTemprana

Es esencial mantenerse lejos de cualquier distracción cuando le pida a sus hijos que hagan algo Usted puede desperdiciar mucho tiempo (¡sin mencionar su aliento!) al decirle a un chico de ocho años por ejemplo, que se arregle para ir a la escuela si él está sentado frente al televisor. Antes que nada apague el televisor. Explíquele porque lo hace, así evitará que el chico asuma una actitud defensiva.

Bríndele a sus chicos recompensas que los motiven a seguir realizando labores en casa. Cuando se les ofrece algo por lo que valga la pena trabajar (ojo, que esto no se confunda con soborno), sus hijos estarán más que dispuestos a cumplir con la tarea que usted les ha encomendado. Sucede frecuentemente con los niños, que mientras más opciones les ofrezcan más control tendrá de la situación.
Si ya está cansada de pedir a sus hijos que hagan algo, deles más opciones: “¿Qué te gustaría hacer primero, recoger tú ropa o los juguetes?”. Cuando se les ofrece opciones lo niños aprenderán a vivir con las consecuencias de sus decisiones y sentirán que se les ha otorgado un mayor control de la situación.

Lo importante es impedir que sus emociones dominen la escena. En muchas ocasiones. Los padres recurren a los gritos y a las amenazas cuando se han cansado de pedir las cosas por las buenas. Recuerde, que desde el punto el punto de vista de sus hijos, es usted es quien está interrumpiendo una actividad suya al ordenarles que cumplan una tarea que no desea realizar. Antes de gritar, déle a sus hijos un poco más de tiempo para motivarse. Es posible que le sorprendan cuando menos lo espere, quizás suceda una hora más tarde de lo que le hubiera gustado ¡pero por lo menos, cumplirá con el trabajo encomendado!

Quieres estimular la inteligencia de tu hijo? ... El curso "Aumenta La Inteligencia De Tu Hijo" te llevará de la mano con un programa organizado y completo para que puedas ir directo al grano...Accede al curso haciendo click aquí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *