Share Button

Todo el mundo ha tenido en alguna ocasión afta bucal. En realidad se trata de una estomatitis que se caracteriza por la presencia de vesículas redondas situadas encima de una mucosa enrojecida; vesículas que al reventar dejan una úlcera de color amarillento, muy molesta e incluso dolorosa, especialmente cuando se comen alimentos duros o excesivamente ácidos o salados.

Aftas bucales

Las aftas o úlceras bucales suelen expresar en general un estado inmunitario bajo; por este motivo es frecuente su aparición tras un tratamiento prolongado con antibióticos o en determinadas personas sensibles, como una reacción de intolerancia frente a determinados alimentos. Y en ocasiones más graves se puede producir una micosis, es decir, una infección por hongos, que requerirá un tratamiento más especializado.

MilagroDental300x50

El control alimentario es vital para curar las aftas. Los alimentos excesivamente grasos, los productos de pastelería, el exceso de vino o alcohol, el café, los picantes o los quesos muy curados parecen entorpecer Ia cicatrización de las aftas, mientras que Ia dieta con abundantes frutas y verduras es beneficiosa (un jugo demasiado ácido puede ocasionar molestias, pero aporta una gran cantidad de vitamina C y oligoelementos).

Son muy útiles los gargarismos con una decocción de plantas astringentes muy concentrada (poner de 40 a 100 g de plantas por litro de agua y cocer a fuego lento durante diez o quince minutos). Se pueden usar las hojas de la zarzamora (Rubus fructicosus), la raíz de tormentila (Potentilla tormentilla) o las hojas o raíz de llantén (Plantago ovata, P. media o P. lanceolata).

Los dentífricos con extractos de ratania pueden reducir las molestias. También son muy eficaces los toques bucales con aceite de almendras dulces. Tome 5 g de aceites esenciales (de tomillo, de geranio y de hinojo a partes iguales) con 100 cc de aceite de almendras dulces. Luego con un pincel se van haciendo toques en las aftas varias veces al día, hasta que estén totalmente curadas.

Otra opción es hacer toques con extractos de propóleo. El propóleo es una sustancia empleada por las abejas para taponar y reparar sus celdillas. En los mismos insectos tiene una acción antibiótica y estimulante de las defensas. Los toques con extractos o pastillas de propóleo son un excelente remedio para este tipo de afecciones, en las cuales ejercen una acción antibiótica, también regeneradora y cicatrizante.

Sin embargo, y como decíamos, las aftas bucales nos indican en muchas ocasiones un bajón de nuestras defensas, por lo que no estará de más beber tisanas depurativas. La manzanilla (Anthemis nobilis) es una excelente planta con acción antiinflamatoria. Puede preparar una infusión para gargarizar con esta planta, a razón de cuatro a seis cucharaditas o bolsistas por taza. Como la manzanilla tiene una gran cantidad de compuestos volátiles, la infusión se preparará justo antes de tomarla para evitar que pierda sus propiedades medicinales.

En caso de sospecha de infección o de cronificación de las aftas, prepararemos estas mismas tisanas para lavados y gargarismos, a las cuales añadiremos media cucharada sopera (por cada 300 cc de infusión) de agua oxigenada. Esta bebida no debe ingerirse.

¿Quieres blanquear tus dientes de forma económica y natural con productos que no ponen en riesgo tu sensibilidad y desde la comodidad de tu hogar? Si quieres eliminar cualquier mancha y blanquear tus dientes en 10 días o menos revisa aquí el Milagro Dental

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *