Share Button

¿Sabes cómo funciona tu sistema urinario? Acá te decimos como:

Sistema urinario

El riñón tiene un papel destacado en la homeostasis o mantenimiento del equilibrio del medio interno, pues elimina los compuestos tóxicos y regula el volumen de agua y electrólitos. Estas tareas quedan al amparo de la hormona anti diurética, que se mantiene que se mantiene bajo la influencia de la glándula hipófisis.

EstimulacionTemprana

En el tratamiento de la sangre y el agua corporal, el riñón es un órgano muy conservador, pues reabsorbe el 99 % del agua filtrada. El 1% restante se elimina como orina. La nefrona es la unidad filtradora renal. Cada riñón posee alrededor de un millón de nefronas. Las cuales están compuestas por dos partes fundamentales: el glomérulo, situado en la corteza, y el túbulo, que se hunde en la médula describiendo una U.

El glomérulo renal está formado por un apelotonamiento de capilares sanguíneos, que aportan la sangre procedente de la arteria renal. Este nudo capilar se rodea de una envoltura hueca, o cápsula de bowman, que recoge las sustancias filtradas.

De hecho, el glomérulo actúa como un colador. Retiene las sustancias de mayor diámetro (proteínas y células sanguíneas), pero permite el paso de las más pequeñas (agua, electrólitos, glucosa o urea). Algunas de estas últimas se reabsorben en el túbulo renal, pero otras se eliminan disueltas en agua. Los túbulos renales convergen en el tubo colector, que desemboca el producto filtrado (la orina) en la pelvis renal y, de ahí al uréter.

La orina es el líquido residual de la filtración renal. Contiene desechos disueltos en agua y acompañados de electrólitos y urea. El volumen de agua presente en la orina depende de la cantidad de agua ingerida. Es muy importante que el nivel de agua se mantenga constante y bien distribuido entre todas las células. El agua supone el 80% del peso celular. Las células grasas o adipocitos son las que menos agua contiene, mientras que el tejido cerebral de la materia gris es, prácticamente, “solo” agua.

La urea es un compuesto de desecho, formado en la degradación de proteínas. En este proceso se producen reacciones que liberan amoniaco, que es muy tóxico para el organismo. En el hígado, el amoníaco es transformado en urea, que se excreta en la orina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *