Share Button

El ciclo menstrual se repite de forma cíclica e ininterrumpida durante años en la vida de una mujer. Es algo natural, pero no siempre se puede llevar de forma tan “natural”. Son muchas las mujeres que padecen calambres y dolores de tipo cólico en la cavidad pélvica durante los primeros días de la menstruación. En ocasiones son tan intensos e incapacitantes que afectan la vida cotidiana. En la medicina llaman “dismenorrea” a este tipo de regla, y es uno de los desarreglos menstruales más comunes.

Dismenorrea

Se trata de un dolor constante en la parte inferior de la espalda que suele venir acompañado de calambres y dolores de cabeza. Lo puedes padecer durante el síndrome premenstrual y también en los primeros días de tu regla. Esos dolores y calambres tienen un responsable: la prostaglandinana. Una hormona que produce contracciones y calambres en la matriz. De forma parecida como ocurre con el síndrome premenstrual, se sabe que muchos de los dolores de la regla están relacionados con la expulsión del endometrio y la liberación de la prostaglandinana en la sangre.

Fibromialgia

Estas sustancias se liberan durante la ovulación y su desequilibrio produce los calambres de la dismenorrea responsable de agudos dolores. Esto explica que cuando una mujer toma medicamentos anovulatorios, las conocidas pastillas anticonceptivas, tiene reglas casi indoloras debido a que la medicación le impide producir prostaglandinana. Estas sustancias también sueles producir dolores de cabeza, diarrea o vómitos.

Existen otras causas que provocan dismenorrea a pesar de que su cuerpo tenga un correcto equilibrio hormonal:
*) Fenómenos espasmódicos o estenosis del cérvix y la matriz
*) DIU mal colocado
*) Alteraciones vasculares locales
*) Endometriosis
*) Tumores benignos en la pared de la matriz que no permiten su vaciado
*) Tumores abdominales que impiden contraerse bien el útero
*) Infecciones crónicas de los ovarios
*) Medicamentos que provocan pequeñas convulsiones

Su estado emocional también puede influir en su ciclo menstrual, como ya hemos comentado. En el caso de la dismenorrea, podría llegar a provocar exceso de estrés o tensiones psíquicas que afectan a todo su zona pélvica contrayéndola. También puede originarla una aversión al sexo o el rechazo psicológico de tu condición femenina, por extensión, de la regla.

Los médicos hablan de dismenorrea primaria cuando se padecen dolores y calambres desde la primera regla (menarquía) y secundaria se la aparición de molestias severas tiene lugar años más tarde, bien sea por causas físicas o psíquicas.

Quieres vivir con menos dolor, levantarte con más energía y tener más claridad mental? Haciendo click aquí sabrás cómo tratar la fibromialgia con remedios caseros y naturales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *