20. abril 2016 · Comentar · Categorías: Milagro Dental · Etiquetas:
Share Button

La caries dental es una de las enfermedades más comunes de la humanidad. Los vestigios arqueológicos muestran que antes de la edad de bronce era un fenómeno más bien raro, pero que aumentó entre la Edad de Bronce y la época feudal, posteriormente se ha ido acrecentando progresivamente hasta tener un crecimiento astronómico en las últimas décadas, debido a la aparición de la alimentación moderna.

Caries

Se ha especulado que se trata de una enfermedad infecciosa, e incluso se han identificado los microorganismos responsables, pero no hay que dejar de considerar que en el fondo es consecuencia de un desequilibrio biológico.

MilagroDental300x50

En el desarrollo de la caries intervienen tres factores principales:

– El crecimiento de bacterias, que producen residuos ácidos.
– La presencia de cavidades, donde se asientan las bacterias.
– Las dietas ricas en azúcares e hidratos de carbono, que alimentan a las bacterias y crean el medio apropiado para su crecimiento.

Con la caries se desarrolla Ia placa dentaria, que es una especie de pegamento que se fija en el esmalte; proviene de la saliva y de ciertos alimentos y sobre ella se fijan y desarrollan las bacterias. Este sedimento orgánico se adhiere al esmalte de los dientes mediante una especie de película, formada mayoritariamente por proteínas. En presencia de hidratos de carbono (glúcidos), el pH del medio ambiente se acidifica de forma importante.
Las bacterias se nutren de estos glúcidos y cuando desdoblan la sacarosa para obtener energía, liberan ácidos que atacan y desorganizan los cristales de apatita del esmalte y forman en el interior del diente micro canales donde se asientan las bacterias. La caries se inicia como una mancha de color tiza en el esmalte dentario, que luego infiltra el diente y produce una lesión del tejido dentario.

¿Existe una predisposición a la caries?

Las características personales son muy importantes. Es evidente que dentro de las familias no sólo se transmiten los genes, sino también las costumbres alimentarias. Un alto contenido de fósforo en el diente en relación con el calcio se asocia con una dentadura resistente a la caries, mientras que la carencia de fósforo se asocia con la caries dental.

La edad es otro de los factores importantes en su desarrollo, ya que entre los seis y los quince años hay un aumento notable de caries, y a partir de esta edad tiene tendencia a disminuir, con excepciones como el embarazo, puesto que las necesidades minerales del feto son altas y se absorben a costa de descalcificar a la madre; por este motivo algunas madres afirman que cada hijo les ha costado un diente.

El buen estado de la saliva también es un factor de tremenda importancia. Su composición varía y se pueden distinguir tres tipos:

-La saliva de defensa, que realiza una genuina función de limpieza bucal previniendo Ia caries y todo tipo de infecciones.

-La saliva digestiva, que es muy variable y puede estimular o inhibir la caries en función de los alimentos ingeridos.

-La saliva de reposo, que baña nuestros dientes cuando no existe ningún tipo de estímulo y que tiene una función genéricamente reparadora y cicatrizante.

Los dientes, para tener un adecuado hábitat, deben estar permanentemente bañados en saliva. La falta de saliva suficiente es un factor que aumenta el desarrollo de la caries dental porque la saliva contiene una sustancia denominada lisozima, que tiene una función de defensa de tipo antibiótico. No podemos olvidar también que a través de la saliva se eliminan muchas sustancias, tóxicas, presentes en nuestro organismo. El exceso de bismuto, de flúor o de plomo, se elimina también a través de ella y llega a impregnar los dientes.

Tratamiento:

El tratamiento no se debe reducir tan sólo a la intervención odontológica. También es preciso erradicar las condiciones que predisponen a que aparezcan nuevas caries. La alimentación es de vital importancia en la prevención de la caries. Los alimentos blandos en forma de puré y en general los manipulados estimulan la caries porque producen un menor estímulo mecánico de los dientes y reducen su fortaleza. Sin embargo, el factor más importante es el consumo de azúcares (contenidos generalmente en alimentos blandos). El sabor dulce es agradable y antidepresivo; es importante no prohibirlo tajantemente, ya que toda prohibición es a veces muy mal soportada o seguida.

Algunos estudios recientes indican que posiblemente el amor por lo dulce es casi un instinto de especie ligado a nuestras características genéticas, y es que el dulce se asocia en los alimentos naturales a las mejores fuentes de energía. La industrialización de los alimentos y los cambios dietéticos modernos, con la aparición por ejemplo de los edulcorantes, han desvirtuado este deseo genético, haciéndolo nocivo en algunos casos.

La capacidad cariogénica de los azúcares es un hecho ampliamente demostrado. La problemática de los hidratos de carbono se produce sólo en la boca, ya que ratones de laboratorio a los cuales se les administraban azúcares por sonda no padecían más caries que los que recibían una alimentación equilibrada. Por otra parte, las personas con enfermedades como la diabetes o la fructosemia, que no pueden ingerir azúcares o lo hacen en muy poca cantidad, tienen una tasa muy baja de caries dental.

Higiene:

El cepillado frecuente de los dientes es uno de los elementos más importantes en la prevención de la caries. Este cepillado se hará especialmente tras comer dulces y luego de cada comida; recordemos que los dulces no producen caries en sí, sino su permanencia en la boca, por lo que eliminarlos rápidamente de esta cavidad será una prevención eficaz. Los dentífricos y los enjuagues con flúor se han recomendado como preventivos de la caries, y lo cierto es que la controla algo porque el flúor estimula el crecimiento de la matriz ósea de los dientes (y del resto de huesos del cuerpo). Algunos especulan, sin embargo, que hay menos caries pero paradójicamente los dientes son más débiles.

¿Quieres blanquear tus dientes de forma económica y natural con productos que no ponen en riesgo tu sensibilidad y desde la comodidad de tu hogar? Si quieres eliminar cualquier mancha y blanquear tus dientes en 10 días o menos revisa aquí el Milagro Dental

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *