Share Button

La halitosis es un trastorno cuyo síntoma más preeminente es el mal aliento. Hay personas que habitualmente lo padecen, posiblemente porque sus funciones digestivas y hepáticas no son correctas. Aunque el lavado de los dientes con un dentífrico es un elemento muy importante en el control de la halitosis, no lo es todo, ya que una alimentación incorrecta y evidentemente el hábito de fumar, son factores muy importantes. El consumo habitual y excesivo de alimentos ricos en proteínas y en grasas estimula la halitosis en numerosas personas.

Mal aliento

La predisposición constitucional a la halitosis es muy difícil de controlar; en todo caso tendremos en cuenta que deberíamos actuar más sobre la digestión que sobre la boca en sí. Los lavados bucales son muy eficaces, ya que limpian las mucosas y son desodorantes. También existen en el mercado pastillas, unas con aceites esenciales y otras con clorofila, que regulan el mal aliento. Las pastillas de clorofila neutralizan ciertos procesos metabólicos digestivos, mientras que las de aceites esenciales tienen un notable efecto antiséptico (reducen el crecimiento de las bacterias que producen estos residuos de olor desagradable).

fin mal aliento iinbg

Beber suficiente agua es uno de los pasos más simples que usted puede tomar para reducir el mal aliento. Cuando la boca no tiene suficiente humedad para producir la saliva, las bacterias que causan mal olor se desarrollan. Otros factores que contribuyen con el mal alientos son los efectos secundarios de ciertos medicamentos, condiciones médicas y enfermedades que pueden mermar la humedad. Lo importante es que aun si está totalmente sano debe mantener húmeda su boca para evitar los malos olores.

Come sano:
Es de conocimiento común que ciertos alimentos como la cebolla o el ajo crudo causa el mal aliento. Pero también debemos incluir los alimentos ácidos (como el vinagre) o alimentos con alto contenido de fructuosa (azúcar). Es decir, que tanto los ácidos y como los azúcares aumentan la producción de bacterias y mal aliento.
En su lugar, elija una dieta que apacigüe los trastornos intestinales y las bacterias causantes del mal olor. Elija alimentos que aumenten el flujo de saliva, como por ejemplo:

•Los granos enteros, como el arroz integral
•Los vegetales verdes y naranjas
•Frutas y
•Proteínas como el pescado, frijoles, nueces o semillas.

Use un enjuague bucal después de cada comida que ayuda a reducir la placa y la gingivitis y refresca el aliento. Aunque el enjuague bucal por sí solo no es suficiente, cepíllese tres veces al día y use el hilo dental.

Remedios caseros:
Las hierbas como el hinojo, por ejemplo, han sido durante mucho tiempo utilizado en algunas culturas como un coadyuvante del aliento. El hinojo aumenta la producción de saliva , y contiene numerosas propiedades antibacterianas .

El aliento fresco es un signo de una boca sana y a la vez un buen indicador de que su salud en general está en óptimas condiciones. Los remedios caseros para el mal aliento son hábitos que puede tomar como parte integral de la prevención y la lucha contra las causas subyacentes de la mala respiración.

Ángel Sevilla, Biólogo Investigador y ex-paciente de mal aliento es el Creador del Programa “Fin al Mal Aliento”. Con este libro sabrás con exactitud qué es el mal aliento y comprenderás a la perfección cómo se manifiesta esta condición, lo que te llevará a diferenciar sin inconvenientes el mal aliento ocasional de los diversos tipos de halitosis existentes. Al comprender estos importantes aspectos habrás hecho un gran avance hacia tu recuperación....revisa ahora Fin al Mal Aliento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *