Share Button

La mayoría de las veces se aborda el mundo de la persona bulímica desde una perspectiva técnica, desde el punto de vista del profesional que la trata, desde fuera. Hoy queremos mostrar una óptica diferente, expondremos este caso, un pequeño diario lleno de emociones, o más bien una pequeña confesión, de una mujer atormentada por este padecimiento. Se trata de un caso real, escrito en el momento en que ella se encontraba en el fondo del pozo. Esta chica salió del abismo analizando sus propias sensaciones, sentimientos y dejando como parte del tratamiento este relato que esperamos les pueda ser de ayuda a todas y a todos.

Bulimica

El mundo de las bulímicas no es fácil de comprender. Vivimos sumergidas en un gran caos existencial, intentando controlar algo que cuanto más tratamos de gobernar más se nos escapa de las manos. A diferencia de cualquier percance físico externo, la bulimia persiste oculta, llevando a la desesperación a quien la padece. Se sufre y se vive en silencio, en una sociedad que no sabe entender porque hay quien se preocupa por la posesión e ingesta de los alimentos, cuando en otras partes del mundo la gente se muere de hambre.

desarrollar musculo

Los síntomas de este grave trastorno son de diversas índole, pero entre los más destacados se observa una ingesta desproporcionada de alimento en un breve espacio de tiempo (normalmente no excede de las dos horas), siempre en solitario y con miedo a ser descubiertas. Normalmente el pánico a ganar peso es horroroso y se recurre a diversos métodos para evitarlo: desde la inducción del vómito al abuso de diuréticos y laxantes, pasando por el exceso de ejercicio, o como yo hacía personalmente, la actividad nocturna frenética, evitando dormir, para consumir así el exceso de calorías acumuladas.

La realidad se deforma, empezando por una misma. Todo a nuestro alrededor es hermoso, elegante y bello; sólo nosotras estamos horrorosas y gordas por nuestros atracones. Nos asusta salir a la calle y convertirnos en el centro de atención, aunque en la intimidad de nuestro mundo deseamos fervientemente ser alguien destacado y querido por el resto de los humanos.

La depresión y las ideas de suicidio se aglomeran en nuestra mente y nos hacen la guerra con frecuencia. Nuestro organismo sufre altibajos alimenticios con frecuentes retenciones de líquidos y estreñimiento. Nuestro estómago, castigado, presenta problemas digestivos y la ropa nunca nos ajusta del mismo modo. Sin duda, todo esto contribuye a aumentar nuestra angustia.

Sentimos que estamos ante un problema que no podemos controlar. Necesitamos ayuda, aunque nos cueste reconocerlo. Nos agarramos en un intento desesperado de aquella amiga del alma, aunque ante nuestro estupor, sólo se burla diciendo que somos unas maniáticas, pesimistas y que todo lo vemos negro. No saben que todo esto nos crucifica interiormente y que no contribuye en nada a mejorar nuestro estado anímico. ¡Dios mío, amanece ya y no he podido pegar ojo!. Da igual. Llevo tantas noches sin dormir que he perdido la cuenta. Sé que debo luchar y que no es fácil, pero conozco a mi enemigo. Sé cuándo y cómo suele presentarse, y esta es una ventaja a mi favor. ¡No tires jamás la toalla, saca fuerzas de la nada como yo hago y derrótalo! Puedes hacerlo.

No es fácil, pero tampoco imposible. Pide ayuda y lucha, lucha. Pisotéalo como un gusano repugnante que no merece existir. Rendirse sería darle la victoria, cosa que no se merece. Y cuando estés al límite, piensa en mí, en lo que he sufrido y en mis ganas de vivir. No estas solas. Yo siempre voy y lucho con ustedes. Les deseo la mejor de las suertes

Qué es el Maximizador de Músculos Somanabólico?...El SMM es un enfoque de nutrición verdaderamente personalizado, único y anabólico. El MMS es un software nutricional avanzado que cuando se combina con un entrenamiento de pesos adecuado, hace que desarrolles una gran cantidad de músculo en tiempo récord sin nada de grasa...revísalo haciendo click aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *