Share Button

Los pimientos son un vegetal delicioso, además versátil porque se puede usar para un sinfín de preparaciones. Y cuando son frescos nos ofrecen al paladar una experiencia de sabores inimitables. Es por eso que te animamos a cultivarlos en casa. El procedimiento es sencillo y no te generará mayor trabajo. Sólo debes crear un ambiente adecuado para el desarrollo de la planta, donde puedan estar a la temperatura adecuada y lo suficientemente húmedas.

Cosechar pimientos

La siembra:

comunicarse sin trabas inblog

1- Remojar las semillas. Coloca las semillas en un pequeño vaso de plástico y llenarlo con agua tibia. Deja que las semillas se asienten (de 2 a 8 horas), hasta que se hundan en el fondo del vaso. Remojar las semillas hasta que se rompan las capas de revestimiento y se inicie el proceso de germinación. También puede acelerar este proceso con una solución hecha de 1 taza (250 ml) de agua tibia y 1 o 2 cucharaditas (5 o 10 ml) de peróxido de hidrógeno al 3%. Esta mezcla es muy eficaz para la subdivisión de la capa y tienen el beneficio añadido de que desinfecta las semillas.

2- Coloca en una bandeja, vasos de plásticos que contengan una pequeña porción de tierra, es decir, que vas a crear un semillero.

3- Abre un agujero en la tierra que está dentro del vaso, con el dedo o con el extremo de un lápiz. El agujero debe ser de aproximadamente 1/4 de pulgada (2/3 cm) de profundidad.

4- Entierra las semillas. Deja caer las semillas de una en una en cada agujero, sin apretar y cubrirla con la tierra adicional.

5- Coloca la bandeja con los semilleros en un lugar cálido. Los Pimientos dulces, germinan mejor cuando la temperatura es de 80 grados Fahrenheit (27 grados Celsius). Una forma sencilla de lograr esa temperatura, seria colocarlo en un sitio cálido y soleado.

6- Mantener las semillas húmedas. Revisa constantemente la superficie de la tierra, cuando veas que se está secando, rocía con agua. No es necesario que empapes la arena, la idea es mantener la planta húmeda.

Trasplante:

1- Cuando veas que la planta tiene por lo menos dos hojas totalmente desarrolladas fuera de la tierra es hora de trasplantarla a una maceta, para que pueda crecer y florecer a sus anchas.

2- Llenar las macetas con tierra. Utilice tierra preferiblemente con un alto contenido de materia orgánica.

3- Cavar un pequeño agujero en la tierra. El agujero tiene que tener la misma profundidad y anchura del compartimento que posee la planta en el semillero donde actualmente se encuentra. Abra el agujero en el centro de la maceta para que las raíces y las plantas tengan suficiente espacio. Es recomendable que el envase donde trasplante la planta sea lo suficientemente grande para que la planta tenga toda la holgura que requiera.

4- La transferencia de la planta del semillero a la maceta. Realiza una suave “maniobra” o has presión sobre el vaso plástico, por los lados hasta aflojar la tierra para que salga del envase. Una vez que haya salido, colocar todo dentro del agujero (la plata, con la tierra).

5- Una vez la planta en su lugar. Compacta la tierra alrededor de la plata. Listo ya tenemos nuestro pequeña platica ahora a cuidarla.

Cuidado diario:

Después del trasplante, la temperatura ideal para que la planta se desarrolle debe oscilar entre los 70 u 80 grados Fahrenheit (21 o 27 grados Celsius). Los pimientos verdes necesitan mucha luz para crecer. Una ventana soleada tranquilamente puede cumplir con ambos requisitos, pero si notas que no consigues la luz suficiente puedes ayudarte con las luces fluorescentes. Claro, hay que mantenerla a no menos de 3 pulgadas (7,6 cm) de distancia durante 14 o 16 horas al día. El riego de la planta lo determinará la humedad del suelo. No hay que dejar que se seque, ya que podemos perder todo el trabajo que llevamos.

Polinizar los pimientos cuando florecen. Con un hisopo de algodón, frota suavemente el polen de las anteras de una flor masculina. Y frotar el polen en una flor femenina, aplicándolo sobre el tallo grande que es centro de recolección del polen, llamado “estigma”. Con procedimiento lograr que la planta aumente su rendimiento.

Cosechar los pimientos a medida que maduran. Una vez que alcanzan el tamaño ideal y el color apropiado, los pimientos deben están listos para ser retirados de la planta. Utiliza, una tijeras afiladas y retira el fruto con un corte limpio, cuidando que el tallo conserve el tamaño para que vuelva a florecer. Aproximadamente 1 o 2 pulgadas (2,5 a 5 cm) de largo.

Consejos:
Los pimientos frescos, al igual que otro vegetal es recomendable guardarlos en las gavetas del refrigerador. Allí suelen durar de una a dos semanas. Si no puedes usar los pimientos dentro de ese tiempo, picarlos, y colócalos en una bolsa hermética en el congelador. Sabes que allí pueden durar hasta durante 10 meses.

Quieres vivir con menos dolor, levantarte con más energía y tener más claridad mental? Haciendo click aquí sabrás cómo tratar la fibromialgia con remedios caseros y naturales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *