Share Button

Resulta fácil caer en la costumbre de alimentar a sus hijos con alimentos de bajo contenido nutritivo, especialmente cuando se trata de la conveniencia. Al permitir que sus hijos coman de manera inadecuada, usted les está inculcando hábitos alimenticios poco sanos, que podrían afectarlos durante la infancia y la adolescencia e incluso en sus años adultos.

Alimentar a los niños

Alimentar a los niños sanamente, como comidas nutritivas y bocadillos energéticos, quizá requiera de un esfuerzo adicional, ¡pero reconocer más para proporcionarles alternativas más sanas, vale la pena! He aquí algunos consejos, basados en el sentido común, para ayudar a nuestros hijos a aprender buenos hábitos alimenticios:

EstimulacionTemprana

Cuando su hijo le dice “Tengo hambre”, no haga que el pequeño espere largo rato hasta que sea la hora de la comida. En lugar de eso, ofrézcale un bocadillo de verduras frescas. Reconozca la diferencia que existe entre un niño hambriento y un niño aburrido. Un chico hambriento comerá (frutas, verduras, queso), mientras que un chico aburrido no mencionará su hambre una vez que se entrega a otra actividad. No se dé por vencido con los niños necesitan probar cualquier alimento nuevo varias veces, antes de que lleguen a acostumbrarse a su sabor.

Al salir de clases, su hijo seguramente tendrá un “ataque de hambre” y se sentirá ansioso de comer algún bocadillo. Y ya que el ataque puede sobrevivir rápidamente, debe estar preparado. Si en su casa hay una bolsa de papitas fritas grasosas, seguramente su hijo las escogerá para satisfacer su hambre. Lo mejor que puede hacer para alentar a sus hijos a comer sanamente es mantener su refrigerador lleno de bocadillos energéticos y sanos, que estén al alcance del niño.

Las frutas frescas, como las uvas, los plátanos y los melones, son los bocadillos más dulces con los que puede satisfacer el hambre de su hijo y, al mismo tiempo, incrementar su nivel de energía por la tarde, cuando sale de la escuela. Si su hija se niega a comer la fruta, entonces intente darle heladas que usted mismo realice con frutas frescas y yogurt.

Las verduras se llevan muy bien con la tarea escolar, mordisquear zanahorias logra reducir el estrés que ocasionan los ejercicios de matemáticas. Pruebe darles a los pequeños trozos de zanahorias, papitas al horno (quedan mejor que las que fríe), mezcle varias frutas de su preferencia y prepare una ensalada. Prepare guacamole (aguacate y aceite) sirve para sumergir algunas verduras (tipo dippas).

Para proporcionar a los chicos un bocadillo sencillo para después de la escuela, pruebe con budines, yogurt, cubitos de queso o un vaso de leche con chocolate frió. Acompáñelo de unas ricas galletas, palitos de pan o parqués de frutillas. En este caso, los bocadillos tan saludables fácilmente pueden sustituir una cena nutritiva. Siguiendo la idea, se puede decir que las galletas integrales, cereales, manteca de maní y la jalea esparcidas sobre pastelitos de arroz, son mejores opciones que las fritas (aceite puro) o las galletas procesadas.

Sus hijos están desarrollando hábitos alimenticios que afectarán su peso y también lo que escojan introducir a su cuerpo durante el resto de sus vidas. Si en casa aprender a comer sanamente, lo más seguro es que sabrán tomar decisiones saludables en cuanto a su alimentación en el futuro.

Quieres estimular la inteligencia de tu hijo? ... El curso "Aumenta La Inteligencia De Tu Hijo" te llevará de la mano con un programa organizado y completo para que puedas ir directo al grano...Accede al curso haciendo click aquí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *