Share Button

El cuerpo de la mujer y el ciclo menstrual han dado origen a numerosos mitos ancestrales que desde hace milenios han envuelto el mundo femenino. La regla (periodo en algunos países) ha sido considerada como algo sucio que debía ocultarse y el malestar que produce se atribuía a que las mujeres eran seres débiles y caprichosas. Además no sólo la menstruación era un fenómeno vergonzoso, sino que las molestias que muchas mujeres sufrían en la fase previa, denominada “síndrome premenstrual”, era y es todavía objeto de burla e incomprensión de muchos hombres.

La menstruación

Conozca su cuerpo:
En la sociedad occidental la primera regla llega entre los 9 y los 16 años. Muy pocas niñas tienen su primera menstruación a los ocho años. No obstante, no hay dos mujeres que tengan el mismo ciclo menstrual, porque cada una de ellas es única. El ciclo menstrual, el periodo, el embarazo, el parto y la lactancia, así como el climaterio o menopausia, no se producen en fechas previsibles. Y de la misma manera, cada mujer vive la menstruación y las dolencias que produce, de forma diferente. Sin embargo, el ciclo menstrual y la regla son situaciones bien distintas y las influencias externas pueden modificarlas. Por ejemplo, una madre que se enfrenta a una separación y a tener que sacar adelante ella sola a sus hijos tendrá un periodo más intenso de lo que desearía. Lo mismo sucede con una mujer que pierde su empleo o que entra a trabajar en un sitio nuevo.

celulitis nunca mas

Todos estos trastornos y otros pueden provocar una presión psicológica fuera de lo normal que puede afectar su ciclo y nuestro periodo de las siguientes maneras:

.- Ausencia de periodo
.- Síntomas premenstruales
.- Dolor o tensión en el pecho
.- Ausencia de ovulación
.- Otras irregularidades y anomalías en la regla.
No es de extrañar que a veces se necesita cierto tiempo para acabar de sentirse a gusto con su cuerpo y los cambios que éste sufre. Las influencias que afectan a estas modificaciones suelen ser a veces de tipo personal o psicológico y, por lo tanto, se escapan a cualquier control una vez que se desencadenan.

Acepte su condición de mujer:

En una cultura masculina- patriarcal dominada durante milenios por los hombres, todos lo femenino se ha visto reprimido y hasta cánones de salud se han centrado en el hombre. Es decir, como éste no sufre tantas modificaciones orgánicas como la mujer, da una imagen más fuerte y saludable. Sin embargo, el concepto de “estar sano” ha sido el origen de muchas ideas equivocados y supercherías, como l creer que todos los males de la mujer provienen de su condición femenina. Entre estos males está el síndrome premenstrural. Este fenómeno, de probados fundamentos físicos y psicológicos, ha ignorado y poco atendido por la medicina durante muchos años. Es por ello que muchas investigaciones científicas finalmente le dio la razón a las mujeres y la medicina pasó a considerarlo como un problema real que afecta a gran parte de la población femenina. La intensidad y frecuencia varían mucho de una mujer a otra. Y aunque se desconoce las causas reales que lo producen, empieza a ganarse el respeto de la mentalidad masculina y a ser considerado como una dolencia que menoscaba la actividad familiar, social y laboral de muchas mujeres.

Quieres vivir con menos dolor, levantarte con más energía y tener más claridad mental? Haciendo click aquí sabrás cómo tratar la fibromialgia con remedios caseros y naturales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *