Share Button

Entre padres, representantes y maestros, es muy frecuente que el tema del control de esfínteres de los niños, se vuelva toda una preocupación y, a veces, efectivamente, se hace cuesta arriba el que los niños dejen los pañales. No existe una edad exacta para dejar los pañales, todo depende de cada niño pero ésta se ubica entre 1 año y medio hasta los 3 años.

pañales

Una de las razones que dificulta el control de esfínteres por parte de los niños, podría asociarse a la vida agitada actual de los padres, que no les da el tiempo necesario para dedicarse a esta necesidad. Esta situación planteada, conlleva a que se produzcan demoras indeseadas entre un cambio de pañal y el otro, lo que trae como consecuencia, que los niños se acostumbren a sentir la humedad y el peso de las heces, y no estén conscientes de las molestias generadas por esta situación en su cuidado personal.  Los pañales deben ser cambiados con regularidad, en función de las necesidades fisiológicas individuales. 

EstimulacionTemprana

Para lograr el control de esfínteres, lo primero que se debe hacer es empezar en casa por hablarles sobre la importancia del cuidado personal, aunque aparentemente no comprendan. Poco a poco, irán asimilando las enseñanzas. Se debe comenzar por llevarlos al baño y mostrarles cómo deben hacer su higiene personal, como por ejemplo, el cepillado de los dientes, el lavado de las manos, de la cara, el bañarse, y todo eso se hace con una técnica que se llama repetición, ya que el niño aprende mediante la observación de otra persona mayor, asimila y copia lo aprendido. De allí, asocia el hecho de ir al baño con sentarse en la poceta.

La otra técnica para utilizar en casa es quitarles el pañal y colocarles ropa interior solamente y su ropa encima, y que realicen su rutina diaria dentro del hogar, diciéndoles constantemente que si desean ir al baño, deben avisar. Seguramente, harán sus necesidades encima de la ropa y es allí donde la persona a cargo del niño, debe dejar que eso suceda por un periodo de tiempo aproximado de hora y media, de manera que sientan la incomodidad, debido a que tendrán puesta su ropa interior y se darán cuenta de lo desagradable que es tener la ropa interior sucia, cosa que no ocurría con el uso del pañal. Esa técnica del entrenamiento, debe realizarse diariamente por un lapso de 2 a 4 meses.

El siguiente paso es quitarle absolutamente toda la ropa interior y dejarles solo su ropa, para que no haya nada que amortigüe y sientan el contacto directo, se sientan incómodos y exijan ser limpiados y bañados. En la escuela se debe crear la rutina de  llevarlos al baño en horas específicas, para que vean que cada uno va al baño y hace lo mismo, para seguir la técnica de la repetición mediante la observación.

Para que todas estas técnicas sean exitosas, hay que estar claros que los padres son los principales responsables y deben estar atentos a esta etapa del niño. Sin embargo, para que estas técnicas funcionen adecuadamente y logren el control absoluto de los esfínteres, los padres deberán darle un reforzamiento positivo al niño, con un reconocimiento de cualquier tipo, cada vez que den señales de ir logrando el aprendizaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *